Despedida y agradecimientoa las Carmelitas, mañana

Foto antigua de una monja con sus alumnos.
/ARCHIVO MARIA ETA JOSE
Foto antigua de una monja con sus alumnos. / ARCHIVO MARIA ETA JOSE

A las 11.00 será la misa mayor y a las 12.30 el acto de despedida en el salón de actos de Maria eta Jose Ikastetxea

SARA UTRERA ZUMAIA.

En 1871, gracias a Patxita Etxezarreta, se permitió a las niñas de Zumaia tener derecho a una educación.

Debido a la falta de estos derechos educativos, la zumaiarra se puso en contacto con diferentes instituciones y con las Carmelitas de la Caridad Vedruna de Cataluña, la cual se fundó con el fin de conseguir el derecho a la educación de la mujer. Patxita Etxezarreta les propuso la creación de una Fundación que reflejara sus intenciones, es decir, ofrecer un servicio educativo a las niñas de pequeños municipios. La Fundación proporcionaría vivienda y capital para el sustento de cuatro monjas y ellas a cambio de todo ello, se encargarían de difundir la educación, la cultura y la enseñanza religiosa entre los más pequeños del municipio.De este modo, el 26 de noviembre de 1871 llegarían las cuatro monjas a Zumaia.

Pocos días después, el 4 de diciembre, abrieron oficialmente la nueva escuela, en la que se inscribieron 118 niñas. En septiembre de 1874 el director del centro y Patxita Etxezarreta firmaron un nuevo convenio para que las alumnas aprendieran las diferentes materias en euskera, lo que fue un hito a favor del euskera en el municipio.

Un año después introdujeron la enseñanza prescolar, en la que se inscribieron alrededor de 90 niñas. Además, en 1883 también organizaron un internado con el fin de ofrecer el servicio educativo también a las niñas de los municipios vecinos, ya que les era muy dificil escolarizar a su hijos en aquella época. Más adelante, y a medida que desaparecieron esas dificultades, dejaron de ofrecer los servicios de internado y residencia de media pensión para organizar otros.

En 1960 empezó a trabajar el primer maestro no religioso (en el 89 también se admitió el primer maestro no religioso en la Junta Directiva). En 1971 el colegio fue trasladado al actual edificio, diseñado por el arquitecto Peña Gantxegi. Y en la década de los 80 comenzó a aumentar gradualmente su participación en la comunidad educativa.

«Desde entonces, y tras haber hecho frente a todos los incidentes de la historia, Maria eta Jose Ikastetxea ha continuado ofreciendo a este municipio una educación de calidad, sosteniendo firmemente siempre una perspectiva humanista», han señalado desde el centro.

Desde 2005, ningún profesor es religioso. Por otro lado, en el año 2012, el cargo de director titular del centro fue tomado por un empleado: Isaak Aranberri. Siguiendo con el deseo de innovar, y con miras al futuro, el colegio ofrece una educación de 0 a 18 años en euskera.

A finales de este mes, las siete Hermanas Carmelitas de la Caridad Vedruna abandonarán el colegio Maria eta Jose, la cual ha sido su casa durante los últimos 146 años. «A nuestras manos ha llegado el testigo, y con su ayuda continuamos adelante», han señalado desde el colegio,

Por ello, el centro escolar ha organizado un evento «para despedirlas de la manera en la que se merecen». El acto será abierto a todo el pueblo y tendrá lugar mañana, domingo, a las 12.30 en el salón de actos del colegio. Antes, en la misa mayor de las 11.00, se hará una mención especial a los 146 años de trabajo realizado en el pueblo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos