Compromiso por «unas pensiones públicas dignas»

Decenas de pensionistas en la concentración de ayer. /  BITTOR B.
Decenas de pensionistas en la concentración de ayer. / BITTOR B.

S.U. ZUMAIA.

Como cada lunes, decenas de pensionistas de Zumaia se concentraron ayer, frente al Ayuntamiento, para reivindicar unas «pensiones dignas para todos». En esta ocasión, también repartieron la declaración de la manifestación que tuvo lugar el 5 de mayo en Donostia, y la cual fue firmada por la Plataforma de Asociaciones de Mayores de Gipuzkoa, de la que forman parte Agijupens, Nagusilan, Duintasuna, Fevaas, Gepe y Helduak Adi.

En dicha declaración, denuncian que las medidas del Gobierno del PP en materia de pensiones «han estado dirigidas a satisfacer las pretensiones de los poderes financieros, cuyo objetivo es que se incrementen las pensiones privadas, en detrimento de las pensiones públicas. Evidentemente, por eso no han puesto en marcha ninguna medida que incremente los ingresos del sistema público».

Explican que la mayoría de los trabajadores carece de recursos para poder acceder a los sistemas privados de pensiones, «por lo que, de no tener una pensión pública digna, estarían condenados a la exclusión social».

Por eso, ven necesario un Sistema público de Seguridad Social «porque es uno de los pilares más solidos de la protección y de la cohesión social».

Exigen que se mantenga el poder adquisitivo de las pensiones. Asimismo, denuncian el incumplimiento del artículo 50 de la Constitución que dice: «Los poderes públicos garantizarán, mediante pensiones adecuadas y periódicamente actualizadas, la suficiencia económica a los ciudadanos durante la tercera edad». En este sentido, el acuerdo entre el PNV y el PP que aplaza la aplicación del factor de sostenibilidad hasta el año 2023 y que garantiza el poder adquisitivo de las pensiones en 2018 y 2019, «es positivo pero es absolutamente insuficiente».

Por último, los pensionistas se comprometen en seguir luchando para alcanzar una vida digna y la cohesión social para todas las pensionas y trabajadoras, actuales y futuras. También proponen además de la defensa de las pensiones públicas dignas, que ninguna pensión esté por debajo del umbral de la pobreza; que la pensión mínima en Euskadi sea de 1.080 euros; la derogación del Factor de Sostenibilidad y «no al empleo generador de pensiones pobres».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos