Apuesta por un servicio sostenible

Equipo de trabajo del salón de belleza 'Olaia enea'./SARA UTRERA
Equipo de trabajo del salón de belleza 'Olaia enea'. / SARA UTRERA

Cuatro jóvenes zumaiarras están enmarcadas en un proyecto ecológico

SARA UTRERAZUMAIA.

El concepto del salón de belleza ha cambiado con el paso del tiempo. La cita o rutina regular de embellecimiento antes de un acontecimiento importante ha sido reemplazado por un servicio de belleza, combinada con una experiencia de relax y disfrute para sus usuarios. Muchas peluquerías tradicionales han tenido que amoldarse a este nuevo modelo de salón, mientras que las nuevas trabajan por innovar y construir el mejor negocio de belleza.

Olaia Urbieta es consciente de ello. En 2011 abrió su primera peluquería, 'Olaia', en la calle Basadi. Un año y medio más tarde, trasladó el negocio a otro local de la misma calle. A finales de marzo, y con un equipo formado por la propia Olaia, Ianire Arregi, Irati Velarde y Naiara Vicente, el salón cambió de look y de emplazamiento. «Pensábamos que el anterior local iba a ser para largo plazo, pero nuevamente nos nació la inquietud de cambiar de ubicación y apostar por dar un mejor servicio y espacio a nuestros clientes», ha explicado Urbieta. Así, teniendo en cuenta los beneficios de mejorar la experiencia de los consumidores, el equipo de Olaia optó por un cambio radical: cambiar de lugar el negocio.

La peluquería se despidió de su local de Basadi para emprender una nueva etapa en la calle Patxita Etxezarreta (junto a la ferretería Galdona). Con la mudanza, también llego el cambio de nombre a 'Olaia Enea', haciendo referencia al salón de belleza como su hogar. «Enea es un término que se usa popularmente en euskera para nombrar una casa, uniendo el apellido o el nombre a este sufijo. Le pusimos ese nombre por eso mismo, porque queremos que los clientes de 'Olaia Enea' se sientan como en casa», ha señalado su propietaria.

Comodidad y cercanía

«El trabajo con amor es lo que hace bueno el servicio, es lo que marca la diferencia. Si mimas al cliente, el cliente siempre vuelve. Por eso, se busca que el momento de la peluquería o el servicio de estética sea como un placer y que la relación estilista-cliente sea muy estrecha, de confianza e íntima. Eso lo conseguimos en una casa y la nuestra invita a que sea miembro de esta familia», ha añadido.

Para que eso sea realidad, la comodidad del lugar es fundamental. «Lo que buscamos en todo momento es que se olvide de todo lo de fuera y que piense en sí mismo. Que se sienta y se deje llevar». Para que la clientela se sienta cómoda, también han dado una imagen hogareña al local.

Para el diseño de este espacio han contado con la colaboración del estudio de decoración de Zumaia 'Maximus Pencil' y de obreros de la localidad. «Ha sido un placer trabajar con ella porque nos entendió a la perfección.Ha conseguido que este espacio se haya convertido en un sueño hecho realidad. Todo está lleno de detalles, desde la madera, el suelo de hormigón o el papel de la pared, hasta el poste, que le da una identidad de fuerza y personalidad al salón. Se ha creado un mix de estilos que hace que la sala sea especial en todos sus aspectos».

Productos sin agresión

«Nuestra filosofía se basa en lo sostenible, en todos sus aspectos. Los cosméticos que utilizamos son saludables y no agreden a la naturaleza. Trabajamos con óleos y pigmentos, y la coloración de barros es 100% natural, ideal para esa gente que no tolera los químicos y para no esclavizarles con los tratamientos o productos», ha explicado Olaia.

Según ha señalado la peluquera, tradicionalmente el cliente escogía el servicio sin pensar en las consecuencias, y en muchas ocasiones se ha tenido que reparar los daños que han producido ciertos productos en los cabellos de las personas. «De ahí nació nuestra inquietud, en lugar de estar siempre reparando es mejor no agredir a los cabellos. Es un trabajo un poco más complicado y más laborioso, porque existen zonas en nuestro cabello o en nuestra piel que necesitan tratarse de diferente manera. Pero eso hace que nosotras volvamos a sentirnos un poco más artistas y profesionales porque intentamos darle a cada zona lo que necesita», ha expresado.

Asimismo, ha indicado que el salón trabaja con una marca que lleva un tipo de agua cuyas moléculas ayudan a generar orden a nivel celular. «Siempre intentamos ponernos en el lugar del cliente. Los trabajos que realizamos no son solamente para que luzcan el día que salen de salón. Siempre pensamos en el mantenimiento de ese trabajo, que sea fácil de hacer en casa y duradero», ha añadido.

'Olaia enea' también cuenta con un rincón de moda, con prendas de fabricación nacional, con identidad propia, duraderas y hechas de manera sostenible. Igualmente, tienen a la venta los productos que utilizan en sus servicios, accesorios de moda de material sostenible y botellas de agua de cristal para evitar el consumo masivo de plástico. «Estando en una calle principal y con las características de nuestra estética, creemos que puede ser un gran atractivo también para los turistas que vienen a Zumaia».

Por último, Olaia Urbieta hace una fiel apuesta por la pieza fundamental de su salón de belleza: su equipo de trabajo. «Nuestro horario de trabajo es europeo, apostamos por un horario continuo para que tengamos nuestro tiempo de ocio y para estar con la familia. Espero que seamos un equipo para mucho tiempo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos