Diario Vasco
El historiador Eneko Sanz, en la Oficina de la Memoria.
El historiador Eneko Sanz, en la Oficina de la Memoria. / SARA UTRERA

La Oficina de la Memoria recoge 300 nombres con las consultas vecinales

  • El historiador Eneko Sanz ha recogido los testimonios de los vecinos de Zumaia para el desarrollo de la memoria histórica del municipio

El Ayuntamiento de Zumaia, junto con la Sociedad de Ciencias Aranzadi, ha puesto en marcha el proyecto de recuperación de la memoria histórica de Zumaia, el cual se desarrollará en tres años. El proyecto recoge diversos trabajos, entre otros, el libro de la memoria histórica que desarrollará el historiador Javi Buces.

Para el desarrollo de la memoria histórica y de dicho libro se habilitó hasta el pasado jueves la Oficina de la Memoria, en donde el historiador Eneko Sanz ha recibido por parte de la ciudadanía testimonios, información y documentos ligados a la época.

Durante su periodo de actividad, ha pasado por la Oficina de la Memoria alrededor de 30 personas. Según ha explicado Eneko Sanz, los vecinos que se han acercado durante este mes a la oficina han aportado testimonios «muy valiosos» para el desarrollo del proyecto, aunque reconoce que le hubiera gustado contar con más testimonios. «Hay que tener en cuenta la realidad de este pueblo. Durante la Guerra Civil numerosas personas de Zumaia fueron expulsadas, es un acontecimiento que ha producido mucho miedo y dolor entre los vecinos que la vivieron. Hay gente muy implicada en que no se olvide lo sucedido, pero otros muchos prefieren el silencio y no hablar del tema porque han sufrido mucho en sus casas».

La mayoría de los vecinos que se han dirigido a la oficina los han hecho para consultar por el nombre de algún familiar o aportar testimonios sobre algún pariente que ha estado en la guerra. «Nos han traído varias fotografías que ayudan a poner en contexto las vivencias de algunos protagonistas de la época. Es interesante saber la historia que hay detrás de ese momento y poner nombre a esas personas. Las imágenes dan mucho juego porque se trata de vivencias que se han contado en casa, son un tesoro histórico que ayuda a trasmitir nuestra propia historia», expresa Sanz.

El equipo de Aranzadi investigará los acontecimientos de entre 1931 y 1945. Es decir, la II República, la Guerra Civil y la posguerra (hasta el 45). «Trabajamos con un reto muy grande, que es el tiempo. Nuestro trabajo de investigación será de tres años, pero el tiempo no está a nuestro favor. Hay que tener en cuenta que las personas que lo vivieron eran muy pequeños, pero ahora ya tienen más de 80 años». Aun así, el historiador se muestra optimista en poder conseguir más testimonios.

«Hace poco tuvimos la oportunidad de hablar con una mujer de 91 años que nos contó cómo lo vivió aun siendo una niña. Suele ser bastante difícil entrevistar sobre este tipo de historias porque a muchos les cuesta hablar de temas con los que han sufrido, se remueven sentimientos. Por eso, es más adecuado hacerlo en su terreno y crear el clima adecuado por ejemplo, en la sala de su casa en vez de hacerlo en la oficina», ha explicado el miembro de Aranzadi.

Base de datos

Aunque el historiador era consciente de que más de 250 personas fueron expulsadas de Zumaia durante la Guerra Civil española, reconoce que le ha sorprendido la cantidad de nombres que han registrado en su base de datos. «Hemos registrado 300 nombres con las consultas de los vecinos que se han acercado hasta la oficina, pero estoy seguro que podemos conseguir más. En esta lista figuran no solo personas que fueron expulsadas, también personas a las que le abrieron un expediente, fueron gudaris o milicianos», indica.

Esta base de datos facilitará a la hora de buscar documentos sobre esas personas en el Archivo General de la Guerra Civil española de Salamanca, en el Archivo de Ferrol, en el de Euskadi o en los que están en manos de Aranzadi para poder así una respuesta a sus familiares, ya sea con un expediente judicial o una pequeña multa.

«Estos nombres son el eje de una parte de la investigación. También estamos consultando en las antiguas actas del ayuntamiento, desde la República hasta el año 45. Ya que aparecen algunos acontecimientos curiosos que seguramente no sean conocidos por muchos vecinos. Con esto terminaríamos la primera fase de la investigación, después nos centraremos en recopilar los periódicos de la época. Con todo esto y con los testimonios daremos forma a lo ocurrido, contrastando los datos, haciendo saber cómo fue la opresión franquista contra la cultura vasca, exponiendo las diferentes ideologías y poniendo cara a los verdaderos protagonistas de la mejor manera posible», ha señalado Sanz.

Además de las aportaciones personales, Aranzadi también ha recibido la colaboración de la asociación cultural Erkibe. «Joseba Esnal nos ha aportado mucha información y documentos gráficos y escritos, como el libro 'Abertzaleak Zumaian. Ibilbide luze baten arrastoak' (de Miren Barandiaran-Sabino Arana Fundazioa). En esa obra aparece un listado con los nombres de las personas que fueron expulsadas y nos servirá de ayuda para buscar en nuestra base de datos». Asimismo, Erkibe les ha prestado el libro 'La guerra en el 36', donde se pueden encontrar testimonios que hoy en día son imposibles de conseguir; una fotografía del lehendakari Aguirre, que en aquella época se enviaba casa por casa; una lista con el nombre de los gudaris de Zumaia en la Marina de Guerra de Euzkadi e información acerca de dónde y cómo estuvieron los militares de la Artillería Ligera entre el 39 y el 45 en el municipio. «Esto nos ayuda a hacernos una idea de cómo se encuentra Zumaia al llegar la guerra, y cómo se transformará la fisionomía y la forma de vida de sus vecinos una vez impuesta la dictadura».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate