Zarautz premia a sus parrilleros

Los parrilleros de Zarautz homenajeados el domingo al mediodía por su trabajo. /  ETXEBERRIA
Los parrilleros de Zarautz homenajeados el domingo al mediodía por su trabajo. / ETXEBERRIA

En el transcurso de la I edición de la Fiesta de la Parrilla, que tuvo lugar el domingo con gran asistencia de gente, se homenajeó a los 10 parrilleros de la localidad

ANTXON ETXEBERRIA ZARAUTZ

Si el éxito de una fiesta se mide por la asistencia de gente, prueba superada con nota en la primera edición de la Fiesta de la Parrilla que tuvo lugar en la matinal del domingo en Lege Zaharren enparan-tza. La fiesta tenía como objetivo reivindicar la parrilla de Zarautz, que también se puede comer un buen pescado o txuleta a la parrilla en Zarautz, donde existen diez asadores que cuentan con parrilla, a los que el ayuntamiento quiso rendir un pequeño reconocimiento. En acto guiado por el crítico gastronómico Oroitz Gartzia, el concejal de Turismo, Ixidor Larrañaga, entregó a cada uno de ellos una placa y un delantal con el logo de Zarautz Parrilla como recuerdo. Los parrilleros homenajeados fueron: Ritxi Rotaetxe (del Aiten Etxe); Jon Gurrutxaga (Ameztigain); Alex Vega (Argoin Txiki); Maite Arregi (Arizia sagardotegia); Imanol y Joxe Antonio Lizaso (Berazadi Berri); Joxe Mari Mitxelena (Gure Txokoa); Aitor Itxaso (Itxas Berri); Bittor Gesalaga (Otzarreta jatetxea) y, Gorka Laburu (Zubi Ondo). No pudo asistir el representante de Telesforo erretegia.

Tras agradecer a cada uno de ellos su trabajo al frente de los fogones, Markel Eizagirre y Aitor Urbieta, de Motxian bertso eskola, cantaron unos bersos, antes de la apertura de la degustación popular de los pinchos de la carnicería Otzarreta allí mismo preparados por el equipo de parrilleros de Ameztigain sagardotegia, con Jon Gurrutxaga, Antonio Náveda e Iván Alcorta. Aproximadamente se repartieron un millar de pinchos de chuleta, acompañado de la sidra de Arizia, y el dinero recaudado se destinará a la ONG Hotz Zarautz, de apoyo a los refugiados. Precisamente, fueron los voluntarios de Hotz Zarauz los encargados de repartir los pinchos de chuleta.

Con esta fiesta, pudimos comprobar que en Zarautz también se pueden comer alimentos cocinados en la parrilla y a tenor de la cantidad de gente que se junto, fue una buena manera de dar a conocer el trabajo de los parrilleros locales. Se formaron colas durante todo el mediodía, siendo la espera para llevarse a la boca un pincho de chuleta bastante larga, «pero ha merecido la pena, el pincho estaba exquisito», nos comentaban algunos de los vecinos tras degustar el pincho.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos