Julián Eizagirre deja de prestar su servicio de bus urbano tras 54 años

Uno de los urbanos de Julián Eizagirre, en una parada en Musika Plaza en 1972. Eran otros tiempos...

Julián Eizagirre hijo se jubila y ha vendido los autobuses y el pabellón en el polígono Abendaño

ANTXON ETXEBERRIA ZARAUTZ.

Tras 54 años de servicio con sus urbanos en Zarautz y alrededores, la empresa Julián Eizagirre ya ha echado el telón, ha dejado de circular, ya no prestará más el servicio. La razón obedece a que le ha llegado la hora de la jubilación a Julián hijo, que ha optado por vender tanto el autobús que le quedaba como el pabellón de que disponía para guardar sus vehículos en el Polígono Abendaño.

El servicio del autobús urbano de Zarautz lo puso en marcha su padre, Julián, que cuenta actualmente con 90 años y se encuentra ingresado desde octubre del 2014 en una residencia de Zumaia. Fue durante años el chófer de la empresa que llegó a tener hasta siete autobúses, cogiendo el relevo más tarde su hijo Julián, que deja el servicio a sus 63 años actuales. «Teníamos solamente un autobús, ya que cinco de los autobuses los vendimos hace un par de años a un particular de Santander, que a su vez los vendía en el extranjero y el que nos queda también lo vamos a vender al mismo cliente. Nos hemos deshecho asimismo del pabellón de Abendaño», explica.

Autobuses Eizaguirre se ha dedicado durante todos estos años al transporte local, bien de los colegios, de los deportistas de Zarautz, aunque también ha servido a alguna empresa, como a Xey, ha sido el urbano de Zarautz durante medio siglo. «Siempre nos hemos movido en el área de Zarautz. Hemos prestado servicio a La Salle ikastetxea durante 37 años; hemos trabajado también durante 40 años con Zarautz kirol elkartea, especialmente con la sección de fútbol, aunque también con el baloncesto; con Muebles Xey, llevando y trayendo a casa a sus empleados; también hemos acudido cada año a la cita con la Basílica de Arantzazu.... Viajes cercanos, pero un montón de kilómetros cada año», recuerda Julián, que a partir de ahora dispondrá del tiempo libre que no ha tenido durante todos estos años. «Me acuerdo una vez estando de vacaciones en Salou con la mujer tuve que regresar a casa para realizar un servicio, ya que había que atender a todos, no quería perder clientes».

«Hemos prestado servicio a La Salle, a Zarautz Kirol Elkartea, a empresas como Xey...»

En esta su depedida, Julián extiende su agredecimiento a todos sus clientes: «Eskerrik asko guztioi».

Fotos

Vídeos