«Me gustaría que 'Surflarien omenez' fuese un referente de Zarautz y del surf»

Jose Luis Lasa. En su taller de Abendaño con la escultura donada al Ayuntamiento de Zarautz. /
Jose Luis Lasa. En su taller de Abendaño con la escultura donada al Ayuntamiento de Zarautz.

El escultor zarauztarra José Luis Lasa ha donado la obra regalada a Pukas con motivo del 30 aniversario del primer Mundial de Surf

ANTXON ETXEBERRIA ZARAUTZ.

Zarautz está sumergido en el surf y hace ya 30 años que se celebró el primer Mundial de Surf. Con motivo de este especial aniversario, la semana pasada el Ayuntamiento de Zarautz homenajeó a la familia Letamendia-Azpiroz, responsable de impulsar con pasión aquella primera edición hace tres décadas.

El homenaje tuvo lugar en Beraza, en el Malecón, y en el acto, el alcalde, Xabier Txurruka, entregó a los amantes del surf que organizaron el campeonato en 1988, a Marian y Miguel Azpiroz y a Iñigo Letamendia, la escultura 'Surflariaren omenez' (homenaje a los surfistas) realizada por el escultor zarauztarra José Luis Lasa y donada al Ayuntamiento de Zarautz.

Recogieron la obra con alegría y sorpresa. Y es que el artista ha elaborado con mucho mimo la especial escultura en su taller. Su sueño es que la obra regalada a Pukas se convierta «en un referente simbólico de la relación entre Zarautz y el surf». Lasa llevaba dos años con la idea de crear una obra que aunara surf y arte rondándole en la cabeza.

«Era una idea de gran importancia para mí y el alcalde también lo vio así cuando se la expliqué. Me gustaría que esta pieza tuviese un lugar en Zarautz. Es por ello que tenía claro que se lo quería regalar a mi localidad natal. Sería un sueño para mí que la pieza de gran tamaño fuese colocada en el malecón zarauztarra. Espero que se abra camino para que así sea». Lasa ha estado trabajando duro para dar forma a la idea.

«No he practicado surf nunca, pero siempre me ha gustado mucho. En otros lugares, en California y Portugal, por ejemplo, he visto obras que aunaban arte y surf y creo que aquí sería algo novedoso. El objetivo era casar el surf y el arte y empecé motivado a dibujar bocetos».

Y así, puso al surfista sobre su tabla cogiendo la ola en el mar. «En la escultura regalada a Pukas la tabla aparece como cortada, pero en realidad quería mostrar la parte de la tabla que queda a la vista cuando un surfista está cogiendo una ola y el agua cubre el resto. Quería dar importancia al movimiento de la ola».

El artista admite que le ha hecho muchas preguntas a su cabeza cuando estaba realizando la obra, pero, finalmente, se ha mostrado orgulloso y contento con el resultado y la buena acogida que ha tenido.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos