El 1 de febrero entrará en vigor el nuevo sistema de recogida de residuos

Residuos. Igor Iturain explica el nuevo sistema de funcionamiento./ETXEBERRIA
Residuos. Igor Iturain explica el nuevo sistema de funcionamiento. / ETXEBERRIA

Ofrecerá tres servicios de recogida principales, dirigidos a la ciudadanía, las zonas industriales y a comercios y hosteleros

ANTXON ETXEBERRIAZARAUTZ.

A partir del 1 de febrero entrará en vigor el nuevo servicio de recogida de residuos, que ahora mismo está inmerso en el periodo de implantación. Así lo explicaron en la rueda de prensa ofrecida ayer en la Mancomunidad de Urola Kosta con la presencia del presidente de la Mancomunidad, Igor Iturain, y representantes institucionales de los cinco ayuntamientos mancomunados.

El próximo 1 de febrero entrará en vigor el nuevo sistema de recogida de residuos, tras la firma del convenio para mancomunar el servicio consensuado por todos los grupos políticos con representación en los diferentes ayuntamientos (EAJ-PNV, EHBildu, PSE-EE, Irabazi y Orain) el pasado año. Un acuerdo, tal y como recordaba el presidente Igor Iturain, «beneficioso para la ciudadanía, los municipios, pero sobre todo, para el medio ambiente».

La implantación del nuevo sistema reportará beneficios a los cinco municipios, ya que se optimizarán los recursos y se podrá ofrecer un servicio más efectivo y eficiente. Para ello, durante estos meses un grupo de educadores medioambientales está visitando las diferentes empresas, comercios y centros hosteleros «con el objetivo de explicar a las personas implicadas las nuevas condiciones del sistema de recogida», indicaba Iturain.

El nuevo sistema de recogida ofrecerá, principalmente, los siguientes servicios: un servicio de recogida dirigido a la ciudadanía, otro para las zonas industriales y un tercero para los comercios y centros hosteleros.

El primer grupo seguirá como hasta ahora, con una sola particularidad, que a partir del 1 de febrero necesitará una tarjeta para abrir los contenedores del orgánico y la fracción resto. Las tarjetas corresponden a cada vivienda (una tarjeta por vivienda) y solo abrirán los contenedores correspondientes a su zona. La tarjeta posibilita la apertura de los contenedores las 24 horas del día.

Dos grupos

El sector comercial y hostelero se dividirá en dos grupos: por un lado, aquellos que generan poca cantidad de residuos, y todos los demás. Para el primer grupo se ha diseñado un sistema de recogida igual que el de la ciudadanía: necesitarán la tarjeta para abrir los contenedores de orgánico y fracción resto. Para todos los demás, se habilita un sistema de recogida selectiva que recorrerá todos los comercios recogiendo las siguientes fracciones: orgánico, resto y papel-cartón.

Datos

El nuevo sistema
El objetivo es que en tres años la tasa de reciclaje se incremente del 40% actual al 70% en el 2019.
A partir del 1 de febrero
Se necesitará una tarjeta para abrir los contenedores de orgánico y de la fracción resto.
Acuerdo total
El acuerdo para implantar el nuevo sistema es total entre los cinco municipios que conforman la Mancomunidad.

Y en las zonas industriales, se recogerán punto a punto una vez a la semana las siguientes fracciones: orgánico, resto, envases ligueros, madera, papel-cartón, plástico film y poliespán.

El nuevo sistema de recogida de residuos entrará en una nueva fase a partir del 1 de febrero. Después de superar las de sensibilización e información, comenzará la fase de implantación. Para ello, en los próximos días se repartirán las tarjetas para abrir los contenedores del orgánico y la fracción resto. «Se trata de unas tarjetas que solo abrirán los contenedores de orgánico y resto correspondientes a su zona», explicó el presidente de la Mancomunidad. En caso de pérdida o deterioro de las mismas, podrá pedirse una nueva en la Mancomunidad o en el ayuntamiento correspondiente.

Información y atención

En esta fase de implantación del servicio, los contenedores de residuos orgánicos y fracción resto estarán abiertos hasta el 15 de febrero. A partir de esa fecha se abrirán con la tarjeta. Y para aclarar cualquier tipo de duda, se habilitarán oficinas de información y atención a la ciudadanía en todos los municipios mancomunados de lunes a sábado. «Estos puntos de información nos permitirán informar rápida y eficazmente». Asimismo, la semana que viene se buzoneará en todos los domicilios de la comarca una guía de consulta para ayudar en la separación de los residuos.

Además, la página de la Mancomunidad colgará un diccionario de residuos que facilitará información detallada de donde hay que depositar cada uno de los residuos que pueden generarse. «Ante la duda, este diccionario nos aclarará el contenedor en el que debemos depositar cualquier tipo de residuo. También se puede descargar en los teléfonos móviles la aplicación 'InguruAPP', creada por la Diputación Foral.

Educadores ambientales

La Mancomunidad ha puesto un servicio de educadores ambientales que, entre otras labores, estará al cargo de las oficinas de información y atención a la ciudadanía a partir del 22 de enero y serán las y los encargados de aclarar todo tipo de dudas que puedan surgir respecto al nuevo sistema de reciclaje. También realizarán un seguimiento del nuevo sistema. «El objetivo del servicio no es otro que ayudar a que la ciudadanía se adapte lo mejor y antes posible al nuevo sistema. Además de en las oficinas, recorrerán comercios, empresas y estarán a pie de calle para resolver cualquier tipo de duda».

Con el nuevo sistema de recogida de residuos, la Mancomunidad pretende obtener una tasa de reciclaje cercana al 75% en el 2020. «Somos conscientes que para ello es necesaria la implicación de la ciudadanía, pero creemos que con un pequeño esfuerzo colectivo llegaremos al objetivo marcado. Este es el reto que nos hemos marcado», subrayaba Igor Iturain.

Objetivos y ventajas

El nuevo sistema de recogida ofrece facilidades para incrementar la tasa de reciclaje. Y pretende incrementar progresivamente la tasa de recogida hasta llegar al 75%. Hoy en día, la tasa de reciclaje es del 40% y según los objetivos marcados, durante el 2018 tiene que llegar al 60% y en el 2019, al 70%. A ver si lo logramos entre todos.

Pero además de incidir en la tasa de reciclaje, desde la Mancomunidad quieren incidir en las ventajes que aporta el nuevo sistema. «Disminuir el volumen de fracción resto supone rebajar el coste de los gastos de tratamiento; el nuevo sistema posibilita depositar el orgánico y la fracción resto las 24 horas del día; mejora el servicio ofrecido hasta ahora en el sector comercial y hostelero, así como a las empresas; las zonas rurales también dispondrán de mejoras».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos