El Amenabar, en situación delicada tras la derrota ante el Ciudad Real (21-23)

El equipo zarauztarra encontró muchas dificultades para superar la defensa manchega. /  ETXEBERRIA
El equipo zarauztarra encontró muchas dificultades para superar la defensa manchega. / ETXEBERRIA

Al equipo le restan nueve auténticas finales, comenzando el próximo sábado en Madrid

ANTXON ETXEBERRIA ZARAUTZ.

La derrota ante el Alarcos Ciudad Real (21-23) mete de lleno en problemas al Amenabar Zarautz en su objetivo de lograr un año más la permanencia en la división de plata del balonmano estatal. Pero tampoco es cuestión de dramatizar, quedan suficientes jornadas como para revertir la situación y escapar de los tres últimos puestos, objetivo marcado al inicio de la temporada.

Fue una lástima la derrota del sábado, ya que el encuentro estuvo en todo momento nivelado, con alternativas en el marcador, con ventajas para uno y otro bando, pero al final la balanza se inclino hacia el bando manchego. Y es que esta campaña no hay suerte en los partidos apretados; casi siempre se pierde, escapándose unos cuantos puntos por escaso margen de uno o dos goles. De todas maneras y comprobando el rival que había enfrente, al equipo se le vio bastante entero, dando la cara. Lastraron demasiado las imprecisiones y pequeñas lagunas en momentos puntuales.

No fue un buen partido, pero sí intenso, como casi siempre. En esta ocasión los defensas se impusieron al ataque, con muy pocos goles. Es difícil ganar un partido marcando solamente 21 goles, aunque estuvieron con opciones hasta el final. Aitor Urbitarte empleó y dosificó bien a todos sus jugadores, llegaron 'frescos' al final del partido, pero no fue suficiente para superar el férreo 6-0 impuesto por el Alarcos, un equipo con jugadores experimentados y que aspira a disputar el play-off. Tuvieron protagonismo el lateral argentino Martin Ariel Molina (6 goles) y sobre todo el portero Javier de la Cruz (ex del FC Barcelona) en la segunda mitad. Gorka Berridi tuvo también una acertada tarde en portería, con, en general, notable trabajo defensivo. Fue en ataque donde faltó claridad.

Aún y todo, nada que reprochar a la actitud de los jugadores, que lo dieron todo, reconocido una vez más por el público, que abarrotaba el pabellón.

Hay que levantarse para afrontar a cara de perro estas nueve finales que restan, comenzando el próximo sábado en la cancha del Ikasa Madrid, en Carabanchel. El Ikasa es el colista con 9 puntos; el Amenabar es penúltimo con 15; Bordils y Covadonga tienen 16; Lanzarote y Ars Palma del Río 17; Villa de Aranda y Agustinos Alicante 18; Cisne 19... Como se ve, las diferencias son escasas.

El Aiala, con apuros

El Aiala Zarautz, por su parte, sacó adelante, con más apuros de los deseados, su compromiso del fin de semana en Castro Urdiales; 20-21 fue el resultado final de un choque también con alternativas, ya que del 10-6 se paso al empate a 13 al descanso. En la segunda parte, las de Jon Begiristain abrieron brecha con el 14-18 pero en 5 malos minutos dilapidaron la ventaja. Menos mal que los postreros goles de Leire Furundarena y Haizea Goikoetxea sirvieron para sumar los dos puntos. El próximo sábado recibirán a La Laguna Tejina, rival directo.

Quien tampoco cede es el Txiki Polit de la Segunda Nacional, con importante victoria en Urduliz, 29-30, que le mantiene segundo, lo mismo que del segundo equipo del Aiala ZKE, que con el 26-33 en Berango se sitúa tercero.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos