Diario Vasco
El arenal mostraba ya la tradicional imagen veraniega, con los socorristas vigilando desde la orilla.
El arenal mostraba ya la tradicional imagen veraniega, con los socorristas vigilando desde la orilla. / ETXEBERRIA

Inicio pletórico de la temporada de playas

  • Con muy buen tiempo y mucha gente en el arenal zarauztarra

La temporada de playa de este año ha arrancado con un lleno a rebosar durante este pasado fin de semana, temporada que se alargará hasta el próximo 17 de septiembre, con los socorristas de la Cruz Roja ya vigilando en el horario de 10.30 a 20.00 horas, aunque estos pasados días no han tenido muchas complicaciones, ya que la marea ha estado en calma, en el día de ayer, bare-bare.

Para marcar las zonas de la playa, se utiliza la cámara ubicada en Santa Barbara basada en el sistema de video-monitorización llamado Kostasystem. Estas zonas no se mueven mucho, normalmente, suelen ser fijas. Así, se han establecido cinco espacios para la práctica de deportes acuáticos: frente a la Munoa, Eguzki-Lore, La Dama, frente a la cantina de Borghetto y en el canal. El resto de zonas son para los bañistas y, ante todo, se solicita, respeto mutuo.

La Cruz Roja dispone de un equipo de 45-50 personas para trabajar toda la temporada en las labores de vigilancia de la playa, con un equipo de 21 personas operativas en todo momento. Cuenta con 15 socorristas para vigilar la playa. Además, dos socorristas vigilan el mar en motos de agua, y otro más se sitúa en la zona del puerto tres horas antes y tres horas después de la pleamar, vigilando la zona. Asimismo, en el puesto de la Cruz Roja hay personal de enfermería y una persona conductora de ambulancias, para atender 'in situ' las emergencias que puedan surgir. También cuentan con 5 desfibriladores, con todo lo necesario para garantizar una playa segura y el disfrute de todos los usuarios.

De la misma manera, la Cruz Roja tiene servicios especiales para las personas con problemas de movilidad: cuentan con muletas y todo tipo de sillas adaptadas para bajar a la arena a quién lo necesite, y otras especiales para poder bañarse. Informar, asimismo, que si se organizan grupos, existe la posibilidad de bañarse bajo la supervisión de un socorrista.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate