Diario Vasco

Los jubilados celebran hoy su gran día

  • Con misa en Los Franciscanos y posterior comida, para culminar la semana de actividades

La Semana de los jubilados de Zarautz culmina hoy con la misa en Los Franciscanos y la posterior comida popular en el restaurante Santa Bárbara del Hotel Zarautz.

La jubilación supone una nueva etapa en la vida personal con el cese obligatorio de la actividad laboral, representando para la mayoría un gran alivio y un tiempo de disfrute de todo aquello que no se pudo hacer anteriormente. Con motivo de esta celebración anual, damos voz y espacio a nuestros jubilados, quienes desde un acto de generosidad y complicidad han querido compartir sus vivencias. Vidas ejemplares y duras que coinciden en una posguerra donde la escasez y la crisis eran los elementos comunes, pero que con inquietud y ganas de superación acertaron no solo a combatirlas sino a transformarlas positivamente hacia su destino.

Un Zarautz transitado por visitantes y aristrocracia donde muchos zarauztarras alquilaban habitaciones para desahogo de su economía. Un Zarautz inquieto donde la guerra hizo que muchos se marcharan y en ese tránsito otros llegaran. Un médico del pueblo, Don Evaristo, ejemplar y vocacional ayudando a todo aquel que lo solicitara. Actividad económica de empresas que 'despertaban', tanto de madera, metal, imprentas... El papel de los abuelos tan vigente hoy día supliendo al de los propios 'padres' que la guerra separó. Habilidades personales que supieron desarrollar aprendiendo de otros que las enseñaban. Y coraje como en el caso de Ana Mari Azpiazu como actitud ante la vida y la adversidad modificando incluso sus modus vivendis en pro de un destino familiar que junto a su marido Jesús Mari Capero hoy puede describirse como ejemplo de superación y orgullo. Con la colaboración de Mertxe Osés, hemos podido charlar y conocer las intensas vidas de cuatro de nuestros mayores.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate