Diario Vasco
Viola A. Egeter.
Viola A. Egeter. / ETXEBERRIA

«El tai chi aporta equilibrio físico y mental a quien lo practica»

  • La alemana Viola A. Egeter, afincada desde hace 8 años en Zarautz, lleva mucho tiempo dedicada a esta disciplina

La alemana Viola A. Egeter acaba de abrir en Zarautz un centro de tai chi, meditación y QJ Gong. Nacida en Egen, cerca de Colonia, Viola llegó al País Vasco de vacaciones y el amor se cruzó en su camino. Conoció aquí al padre de sus tres hijos. Desde entonces está afincada en Gipuzkoa y desde hace ocho años reside en Zarautz.

Se formó en Alemania, en Hamburgo, donde recibió formación clásica con un chino, en tai-chi, meditación, masaje, medicina china ... Tras 3-4 años de formación, empezó a ejercer allí. Ya una vez establecida en Donostia, siguió formándose en la escuela de tai chi de Juan Gorostidi y comenzó a impartir clases en diferentes gimnasios, en la obra social de la Kutxa... En estos últimos años en Zarautz ha venido impartiendo clases en diferentes locales y gimnasios, hasta que ha decidido dar un paso y abrir su propia escuela.

«Tenemos horario desde las siete de la mañana. A esa hora hacemos meditación; las puertas están abiertas para quien quiera acudir, conocer y probar lo que hacemos. Es importante probar para hacerte una idea», explica Viola.

Viola presta especial importancia también a la reeducación corporal, a los estiramientos de las cadenas musculares... «Todo lo que hacemos me reporta relajación, te centra, te equilibra corporal y mentalmente...», señala uno de sus alumnos. El tai-chi es meditación en movimiento y quienes la practican reconocen los beneficios que les reporta. «Trabajamos hacia dentro, no hacia fuera, pero se suda», indica.

Hasta la fecha no había un lugar específico en la localidad para estas disciplinas. «Yo animaría a todo el mundo a probar y cuando antes se empiece mejor. Hay que anticiparse a las lesiones, a los dolores, reumas... Hay que ejercitarse para que luego no te duela. Yo llevo veinte años», nos explica Ángel. «No son ejercicios violentos, todo lo contrario. Son preventivos, para evitar posteriores lesiones. Yo estoy encantado con el equilibro físico y mental conseguido».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate