Diario Vasco

Caseros y dantzaris llenan Zarautz

Aurresku del alcalde y alcaldesa dando la bienvenida a todos los asistentes.
Aurresku del alcalde y alcaldesa dando la bienvenida a todos los asistentes. / AMAXKAR
  • La localidad costera celebró el Haurren Euskal Jaia que precede a la Euskal Jaia del viernes

  • Los más pequeños fueron los protagonistas de una jornada calurosa y de gran ambiente

Con la llegada del mes de septiembre, Zarautz se prepara para celebrar la Euskal Astea que todos los años culmina el día nueve con la Euskal Jai Eguna que se viene organizando desde 1924, cuando para prolongar un poco más el verano se decidió estructurar esta fiesta en la que la cultura y las tradiciones vascas son el principal condimento de un caldo que todos los años se prepara para disfrute de zarauztarras y visitantes.

La jornada de ayer estuvo dedicada a los más pequeños, que son los protagonistas del domingo anterior a la Fiesta Vasca. Niños y niñas vestidos con los tradicionales trajes de caseros y caseras se fueron dando cita en las calles céntricas de la villa costera para asistir al encuentro de los diferentes grupos de baile venidos de varias localidades vascas. Dantzaris llegados de Zumarraga, Oñati, Forua, Gabiri y Mutriku se unieron al grupo zarauztarra Jalgi para ofrecer un hermoso espectáculo de baile en Lege Zaharren Enparantza donde, en primer lugar, recibieron la bienvenida del alcalde y la alcaldesa 'txikis', Asier Egaña Amastoi e Irati Lizarralde Ibabe, quienes por un día ostentaron tal cargo siguiendo las instrucciones del alcalde Xabier Txurruka. Tras leer unas líneas en las que invitaban a todos a disfrutar del día que la Euskal Astea les dedica en exclusiva, bailaron el tradicional aurresku de honor con gran maestría.

Los grupos de baile siguieron a continuación alegrando las calles de la localidad y haciendo frente al intenso calor reinante, que invitaba más a acercarse a la playa y darse un buen chapuzón que a bailar vestidos con sus trajes de dantzaris, aunque en ningún momento se les borró la sonrisa de sus caras.

Gigantes y cabezudos acompañados de trikitilaris animaron también el casco antiguo durante el mediodía, provocando las típicas carreras entre los niños . Todos juntos se trasladarían, tras el merecido descanso para almorzar, al barrio de Iñurri-tza donde, durante toda la tarde, pudieron disfrutar de la verbena con el grupo 'Sukaldean Festa' y de hinchables. La romería se alargó hasta que llegó el momento de despedir a los grupos de baile venidos de fuera. El resto de caseros y caseras pudieron regresar en kalejira hasta Musika Plaza donde finalizo el Haurren Euskal Jaia 2016.