Condenado por robar joyas en casa de los padres y la tía de un amigo en Zumaia

Las alhajas sustraídas, cuyo valor se estima en 15.686 euros, fueron vendidas en locales de compra-venta

DV

Un hombre ha sido condenado a un año de cárcel por robar treinta piezas de joyería de los domicilios de los padres y la tía de un amigo, a los que accedió aprovechando que éste le había invitado en varias ocasiones.

Según la sentencia del caso, a la que ha tenido acceso EFE, los hechos sucedieron en Zumaia, en distintas fechas sin determinar del año 2014, en las que el procesado aprovechó para entrar al dormitorio de los progenitores de su amigo para sustraer diferentes anillos, medallas, un reloj y cadenas que había en la mesilla de noche y de las que se apropió «con ánimo de enriquecimiento ilícito». Asimismo, el inculpado accedió a la vivienda de la tía de su amigo, de la que robo distintas joyas y objetos de valor como pendientes, pulseras, cadenas, sortijas, anillos y un reloj.

El escrito judicial explica que los artículos sustraídos fueron vendidos por el procesado en diversos establecimientos de compra-venta tanto de Gipuzkoa como de Bizkaia.

El tasador judicial estimó en 15.686 euros el valor de las alhajas sustraídas, si bien la sentencia del caso precisa que entre estos artículos figuraban otras joyas robadas por el hombre cuya sustracción es objeto de otros procedimientos.

El procesado reconoció lo sucedido y admitió una pena de un año de prisión que le ha sido sustituida por el pago de una multa de 3.600 euros. El inculpado también deberá compensar a los perjudicados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos