Colaboración institucional para la reforma del polideportivo y Mutiozabal

Acuerdo. Los representantes forales y del Ayuntamiento, ayer al mediodía tras suscribir el acuerdo./
Acuerdo. Los representantes forales y del Ayuntamiento, ayer al mediodía tras suscribir el acuerdo.

La delegacion foral, con Denis Itxaso a la cabeza, visitó ayer las dos instalaciones, para suscribir seguidamente el acuerdo

ANTXON ETXEBERRIA ORIO.

El diputado de Cultura y Deportes, Denis Itxaso y el alcalde de Orio, José Ángel Zaldua suscribieron en la mañana de ayer un convenio para la reforma del polideportivo municipal de la localidad. La Diputación aportará para este fin 51.160 euros. Esta ayuda se enmarca en el Plan de Equipamientos Deportivos 2017-2020 para la remodelación, reforma y traslado y sustitución de infraestructuras deportivas que contempla la financiación por parte de la Diputación Foral de Gipuzkoa de una serie de inversiones para mejorar y consolidar en el territorio las infraestructuras deportivas y es que la Diputación viene primando la renovación y la remodelación de equipamientos existentes sobre la construcción de nuevas instalaciones.

El Ayuntamiento se ha encargado de las obras ejecutadas, entre las que destacan la renovación de las ventanas y de la cubierta de la piscina, además de trabajos de mejora de la accesibilidad desde el exterior al edificio mediante la colocación de barandillas en las escaleras de acceso, mejora de la iluminación del exterior de la pista, renovación de las porterías y renovación de los tatamis. El polideportivo de Orio se inauguró en el año 2001 y desde entonces, a pesar de que se han realizado las labores de mantenimiento oportunas, se viene constatando la necesidad de proceder a una actuación de renovación importante para adecuarse a los nuevos hábitos deportivos de la población. Dispone de una superficie útil aproximada de 6.000m2. Los principales espacios deportivos que componen esta instalación, son la piscina de 25 m, una pista polideportiva, un gimnasio de fitness, una sala de aerobic- spining y pilates, una sala con tatami para judo-karate, vestuarios y sauna, espacios deportivos exteriores (pistas de padel y tenis).

La instalación deportiva cubre, especialmente, las necesidades de práctica deportiva de los usuarios de Orio y Aia, con aproximadamente 1.920 abonados y uma media superior diaria de 400 abonados.

«Desde la Diputación pretendemos que todas las personas, independientemente de la edad, del sexo y de su procedencia dispongan y tengan acceso a unas buenas instalaciones donde puedan hacer deporte o llevar a cabo actividades de ocio para, en definitiva, mejorar su calidad de vida», indicaba ayer Denis Itxaso.

Visita al astillero Mutiozabal

Posteriormente, Itxaso, quien acudió a Orio acompañado de su equipo, con la directora de Deportes, Goizane Álvarez y de la directora de Cultura, María José Telleria, visitaron las obras de rehabilitación del astillero Mutiozabal. A principios de 2016, la Diputación y el Ayuntamiento firmaron un convenio de colaboración para que el Ayuntamiento pudiera adquirir y posteriormente rehabilitar el astillero con el fin de crear un lugar en el que reparar embarcaciones y organizar diferentes actos relacionados con el mar. Para ello, la Diputación aportó 47.981 euros.

El diputado de Cultura, Denis Itxaso recordaba ayer la estrecha vinculación que a lo largo de los siglos Gipuzkoa y sus gentes han tenido con el mar y con la construcción naval que ha determinado el modo de vida de muchos hombres y mujeres. De ahí, que destacaba la importancia de recuperar este astillero. «Es un magnífico exponente de la tradición de la construcción naval vasca. Y a nosotros, desde la Diputación, nos corresponde recuperar y mantener la memoria viva mediante la protección del patrimonio».

El tradicional astillero donde inició su vida laboral Antonio Mutiozabal el año 1919 se encuentra ubicado enfrente de la casa consistorial, entre la carretera de la costa y la ría. El astillero posee una única nave, sin divisiones, y una rampa a la ría. A lo largo del siglo XX se dedicó a la construcción de embarcaciones de madera, y de allí partieron numerosos barcos de bajura: Padre Lerchundi, San Antonio, San Nicolás y Madre Guadalupe, entre otros. El año 1990, el Museo Naval encargó a Francisco Carrera 'Txanka', propietario en aquel momento del astillero, la construcción de un barco ballenero de la Edad Media. Entre 1991 y 2007 el barco permaneció en la exposición permanente del Museo Naval, y actualmente se encuentra en el depósito de la Diputación Foral de Gipuzkoa.

El astillero tiene un gran valor desde el punto de vista de la historia de los astilleros y del patrimonio de Orio y de Euskadi, en general. Los astilleros ubicados en la ría que construían embarcaciones de madera han ido desapareciendo poco a poco, y éste es el único que permanece en funcionamiento actualmente en Gipuzkoa. «Tras las obras efectuadas, estamos trabajando en el contenido», nos indicaba ayer el alcalde José Ángel Zaldua.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos