Tras los trámites necesarios Lapatx entra en una nueva fase: la de clausura

Vista de Lapatx desde la zona de Odria.
/
Vista de Lapatx desde la zona de Odria.

Tanto el Ayuntamiento como la Mancomunidad de Residuos buscan que el cierre sea «definitivo» y no «reversible»

ELI AIZPURU AZPEITIA.

Cuando se acaba de cumplir un año desde que el vertedero de Lapatx cerrara sus puertas, el 30 de noviembre de 2016, el alcalde de Azpeitia, Eneko Etxeberria, y el presidente de la Mancomunidad de Residuos de Urola Erdia, Aitor Bereziartua, han dado a conocer la situación de la infraestructura y han explicado los pasos dados y por dar para «que la decisión no sea reversible».

La voluntad del Ayuntamiento y la Mancomunidad es que «el cierre sea definitivo y no solo provisional». Es lo que han venido haciendo durante este año, han explicado los responsables. «Trabajar para que el cierre sea definitivo y que nadie en el futuro tenga posibilidad de revertirlo». Así, tras la tramitación de todo un año, se abre una nueva fase para «el cierre definitivo, la clausura de Lapatx».

El cierre de Lapatx supuso la prohibición para que las basuras de toda Gipuzkoa pudieran llevarse al vertedero. Pero para la clausura definitiva hace falta «estabilizar primero el terreno», algo que lleva «entre 4 ó 5 años».

Lapatx consta de muchas partes, la primera de ellas estaría ya asentada, mientras que la zona que ha permanecido en activo hasta hace un año «necesitará de cuatro a cinco años para su afianzamiento», ha señalado Bereziartua. Por ahora se ha cubierto con un plástico negro para evitar «los lixiviados y las emisiones de metano»

El sellado total se llevará a cabo en seis fases. «Ya se ha procedido a ello en las zonas ya estabilizadas, con las adjudicaciones necesarias» ya que para la clausura del vertedero es necesario impermeabilizar las zonas con diferentes capas de sellado. Para la clausura definitiva de un vertedero son necesarios aproximadamente 30 años.

Al margen de Lapatx y teniendo en cuenta que Azpeitia está inmersa en un cambio de sistema de recogida de basuras, Aitor Bereziartua, preguntado por cómo va el proceso de puesta en marcha, aseguró que «se están cumpliendo los plazos previstos».

Así, la próxima semana llegarán los contenedores para las zonas rurales y se pondrá en marcha «a mediados de diciembre». En lo que se refiere a los grandes productores, repartirán los contenedores entre Santo Tomás y Reyes, comenzando la recogida a «comienzos de enero».

La campaña de sensibilización ciudadana se llevará a cabo «en enero» y se procederá al reparto de tarjetas para comenzar a instalar los contenedores en la última quincena de ese mes. Quedará la recogida industrial, que comenzará «en febrero», ha señalado el presidente de la Mancomunidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos