Azpeitia vibra con el desencajonamiento

Dos de los toros se enfrentan durante el desencajonamiento que precede a la feria de Azpeitia./USOZ
Dos de los toros se enfrentan durante el desencajonamiento que precede a la feria de Azpeitia. / USOZ

La tradicional presentación de los toros que se van a lidiar este puente en la Feria de San Ignacio ha vuelto a congregar a familias enteras en la plaza de toros

MANOLO HARINAAzpeitia

Desde su nacimiento, el toro de lidia tiene muy poco contacto con el hombre y ninguno con el exterior. Justo en el momento del herraje, al choto le marcan con los hierros de la ganadería, de la asociación a la que esta pertenece, el número que le corresponde en el lomo y el dígito del año de su nacimiento en la paletilla derecha. Igualmente se le colocan crotales en las orejas de cara a su trazabilidad ganadera de carácter legal.

A partir de ese momento, ya separado de su madre y en compañía de sus hermanos de camada, va viendo pasar el tiempo, pasando de añojo, a eral, a utrero y finalmente convirtiéndose en ese magnífico animal que con cuatro o incluso cinco años, va a ser lidiado en una plaza de toros. A primeros de año, se le agrupa junto a cinco o seis de sus hermanos de parecidas hechuras y presencia, y ya se habla de la corrida de Azpeitia, por ejemplo. Y llega el momento en que a ese encierro se le va embarcando individualmente en camiones especiales, que abandonan la finca y llegan a la plaza de toros. Normalmente se desembarcan de mañana en corrales al efecto y allí esperan el momento del reconocimiento, sorteo, apartado y su salida al ruedo.

Pero hay todavía alguna plazas, pocas, que recuperan cada año la tradición de presentar al público con antelación las corridas que van a lidiarse en las fiestas patronales. Azpeitia es una de ellas, y con un mimo exquisito, esta Junta cuida ese acto que va a servir a los futuros espectadores para apreciar la presentación y las hechuras de los astados y hacer cábalas sobre el juego que darán en el ruedo. Es un espectáculo al que acuden familias enteras, que luego no asistirán a los festejos, pero que mantienen la afición y sobre todo la descubren en los miembros más jóvenes. Este jueves, una hora antes del comienzo, ya estaban colocados los tres camiones en el ruedo, los cabestros en los corrales y los pastores listos. El público enfrente, ya que la media plaza que queda detrás de los camiones, debe permanecer libre.

'Laminado' el rebelde

A las siete, salida de los bueyes al ruedo para que lo vayan reconociendo y después de dos o tres entradas, se levantó la primera trampilla. Apareció ‘Hostelero’, nº 138 Castaño claro de la ganadería de Fuenteymbro. La luz, el ruido, el colorido, era todo nuevo para él; estaba solo; desafiante, saltó al ruedo. Imponente, enmorrillado, estrecho de sienes, un toro con cuajo. Fueron apareciendo sucesivamente en el ceniciento ruedo de la ‘bombonera’ sus compañeros de viaje. Componían una corrida muy bien presentada, muy hermanada, con peso, con mucho morrillo, en el tipo de la ganadería. La anécdota la protagonizó el último en salir del camión, ‘Laminado’, un precioso toro castaño meano, que tardó como quince minutos en hacerlo, para respetar la tradición de que hay siempre un toro rebelde en el desencajonamiento. Se lidiarán los toros de ‘Fuente Ymbro’ el sábado por Curro Díaz, Miguel Ángel Perera y Roca Rey.

La salida al ruedo de ‘Resuelto’ fue grandiosa. Con muchos pies, remató violentamente contra uno de los burladeros. Se giró y vio a los cabestros, contra los que dirigió la siguiente embestida, corneando violentamente a uno de ellos. Toro cinqueño, de preciosa lamina, se quedó en el centro del ruedo esperando. Fueron saliendo el resto de los ‘Santa Colomas’ de Ana Romero, y con cada uno de ellos probó ‘Resuelto’ su jefatura de manada. Hubo un momento de verdadero espectáculo; los seis toros, probándose de dos en dos, de frente, entrechocando las astas… Corrida muy en Santa Coloma, de variado pelaje entre el negro y el cárdeno claro, alguno casi ensabanado, preciosa de lamina y con la que Lucas Carrasco, gestor de la ganadería piensa revalidar el trofeo DV obtenido en la temporada de 2016. El público ovacionó con ganas cuando la corrida abandonó el ruedo camino de los corrales. Torearán estos toros el domingo día 30 Curro Díaz, David Mora y Borja Jimenez.

Paulita, Alberto Lamelas y Sebastián Ritter serán los matadores que se enfrenten a la corrida de Fernando Cuadri, el día de San Ignacio. Muy en el tipo de la ganadería, toros muy bajos, con las astas acucharadas, incluso alguno de forma casi excesiva, como ese toro colorado, el único de la ganadería, de más de 610 kilos que saltó en ultimo lugar. Toros con mucho peso, largos, hondos, potentes. Se encampanaban en el centro del ruedo, formando un circulo dispuestos a embestir hacia las barreras si alguien del público osaba moverse de su localidad. Como todos los años, el desembarque previo a los festejos de San Ignacio, son otro interesante motivo para que los aficionados y el público en general se acerque a la plaza. ¡Merece la pena!

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos