Diario Vasco

Pedro Guerra (Profesor del Club Kimura): «El judo es todo lo contrario a la violencia»

Los del club Kimura en una foto de grupo del pasado curso junto a su profesor Pedro Guerra.
Los del club Kimura en una foto de grupo del pasado curso junto a su profesor Pedro Guerra. / DV
  • El judo goza de buena salud en Azpeitia si nos fijamos en el recorrido y los logros conseguidos por los miembros del Judo Club Kimura

Junto con las matriculaciones para escuelas, extraescolares y otros deportes, algunas otras actividades algo más minoritarias también comienzan el curso. Es el caso del judo. Este deporte japonés goza de buena salud en Azpeitia si nos fijamos en el recorrido y los logros conseguidos por los miembros del Judo Club Kimura.

-¿Cuándo comienzan las clases de judo?

-Los mayores ya hemos comenzado en nuestras instalaciones del polideportivo. Los pequeños de la casa empezarán el 4 del mes que viene. En cuanto a los horarios son los jueves de 17.30 a 18.30 hasta los 8 años, de 18.30 a 19.30 hasta los 12 y entre las 19.30 y las 21.00 para el resto.

-Parece un deporte de gran exigencia...

-Bueno, los interesados solo tienen que tener ganas, no se necesita una preparación especial, con ilusión y ganas es suficiente. En Azpeitia tenemos una sala habilitada de unos 280 m2 para la práctica, allí pueden acercarse todos los interesado, también para obtener más información.

-Siendo un arte marcial, ¿cualquiera puede hacerlo?

-¡Claro! No hay ni edades ni sexos preferenciales. Como actividad deportiva reporta un gran número de beneficios tanto en el plano físico, psíquico y social. Físicamente conseguimos un desarrollo armónico y total del cuerpo, logrando a lo largo de los años una capacidad física superior a la que se conseguirá con otra actividad. Esto es debido a que se trabaja con auto cargas (el peso del propio cuerpo). La justificación educativa del judo incorpora un aspecto afectivo importante tanto para el alumnado en general como para el alumnado con necesidades educativas especiales qué es la noción del cuerpo a cuerpo. A través del contacto no solo se trasmite fuerza, sino un componente de tipo afectivo y emotivo.

-¿Es un deporte violento?

-El judo es todo lo contrario a la violencia, el judoca es tranquilo, pacífico y no se altera fácilmente. Con el entrenamiento se disciplina y prepara el cuerpo y el espíritu mediante las técnicas de ataque y defensa. A medida que se progresa en el estudio del judo, se desarrolla el sentido de confianza en uno mismo, base del equilibrio mental.

-En su caso ha conseguido grandes metas en este deporte. ¿Se aproxima la retirada?

-El pasado año obtuve el 7º DAN tras mucho esfuerzo. Es un nivel muy alto y exigente, pocas personas tienen este distintivo en el estado. Llevo 43 años realizando este deporte. Una persona que deseé seguir practicando judo, nunca tiene fecha de caducidad ya que una vez terminada su etapa de competidor hay otras facetas en las cuales puede desarrollar su sabiduría tales como la enseñanza, arbitraje, organización... Yo tengo el título de árbitro y entrenador nacional de nivel especialista, y llevo años dando clases. Como en todas las cosas en esta vida, nunca llegas a los más alto, siempre estas aprendiendo. Desde cualquier punto de vista que se vea el judo, bien sea arte, entrenamiento físico, mental o espiritual, siempre predominará en él el principio del equilibrio y la no resistencia. El Judo se sustenta sobre tres bases fundamentales: disciplina, respeto y trabajo, estas son nuestras herramientas.