Sara Aranguren y Elena Sudupe, a los campeonatos estatales de rítmica

Elena y Sara comenzaron su andadura deportiva en Azkoitia y son integrantes de los equipo de gimnasita rítmica de Eibar. /  SUDUPE-MAITE
Elena y Sara comenzaron su andadura deportiva en Azkoitia y son integrantes de los equipo de gimnasita rítmica de Eibar. / SUDUPE-MAITE

Hoy y mañana participan en el Euskal Gym de Vitoria, cita que aglutina a lo más granado del panorama internacional

AZKOITIA.

Las azkoitiarras Sara Aranguren de 13 años y Elena Sudupe de 17 tienen un fin de año muy movido y lleno de competiciones al más alto nivel en la gimnasia rítmica. Ambas, Sara en categoría Base y Elena en federado Absoluto, son integrantes de los equipo de gimnasita rítmica de Eibar, el Ipurua y ambas dos comenzaron su andadura deportiva en el deporte escolar en Azkoitia con Elena Gutiérrez.

Hoy y mañana participan en el Euskal Gym de Vitoria, cita que aglutina a lo más granado del panorama internacional y donde acuden gimnastas que han participado en las últimas olimpiadas.

Elena participará en la gala de exhibición de hoy con su equipo y mañana lo harán las dos, con sus equipos, en el campeonato donde se lo juegan todo en dos minutos y medio. El equipo de Sara lo hace con 5 cintas y el de Elena con 3 pelotas y 2 cuerdas. Pero el trabajo no acaba aquí; la próxima semana disputarán el Campeonato de España (Base) en Alicante y Copa de la Reina en Alicante (federadas) y a continuación; el Campeonato de España (federadas) en Valladolid.

Alto nivel de exigencia

La práctica deportiva al más alto nivel exige muchas hora de preparación, disciplina y dedicación y ambas han de compaginar los estudios (Elena está en segundo de bachiller y Sara en DBH 2) con la práctica deportiva. A medida que sube el nivel y la edad es más difícil pero ambas dos saben «aprovechar el tiempo para entrenar, estudiar y estar con la amigas» señalan.

Cuando estos próximos fines de semana; salten a la pista enfundadas en sus luminosos maillots revestidos de pedrería y cristales de colores, lo darán todo para poder ganar y subir al podio.

Ese será el broche a la dedicación de las chicas pero también; al trabajo silencioso de unos padres que día tras día las llevan y traen de los entrenamientos, que les siguen a los campeonatos y sufren y celebran los triunfos de sus deportistas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos