Santa Clara desea donar el convento y sus terrenos al pueblo de Azkoitia

La última monja del convento junto al alcalde antes de irse.
/
La última monja del convento junto al alcalde antes de irse.

Con la salida de la última monja hace una semana culmina una relación de 410 años entre el monasterio y Azkoitia Se ha pedido licencia al obispo para la donación de la propiedad al Ayuntamiento

JOAQUIN SUDUPE AZKOITIA.

Con la salida de la última monja (Sor Piedad Iruarriazaga) del Convento de Santa Clara el pasado 2 de diciembre termina una andadura conjunta de 410 años entre el monasterio y Azkoitia.

Ya el 25 de agosto de 2015, en el capítulo conventual de Santa Clara se tomó la decisión de solicitar de la Santa Sede la supresión del nonasterio y su deseo de fusionarse con la Comunidad de Santa Ana de Oñati. En ese mismo capítulo, las Hermanas de Santa Clara manifestaron su deseo de donar el convento y sus terrenos al pueblo de Azkoitia pues se sienten agradecidas y deudoras de la ayuda prestada por el municipio durante años.

Esta donación sería posible ya que la propiedad, según registro, es de la monjas de Azkoitia pero hay variables que inciden en el tema.

Según las normas internas de enajenación de bienes de la Comunidad de Clarisas, para donaciones superiores a 750.000 euros sería necesaria la aprobación del obispo y como en este caso, si la donación es superior a 1.500.000 euros es necesaria la licencia de la Santa Sede. Señalar que el valor de la donación, según registro, supera con creces la cifra señalada.

Así las cosas, el ayuntamiento de Azkoitia ya está trabajando para que este patrimonio pueda quedar en manos del pueblo de Azkoitia.

Una vez que el Monasterio de Santa Ana de Oñati asume el deseo de las Hermanas de Azkoitia de donar la propiedad al municipio de Azkoitia y reunidos ayuntamiento y Monasterio de San Ana de Oñati con sus respectivos abogados deciden redactar un escrito dirigido al obispo de San Sebastián.

Dicho escrito contempla, entre otros, que las Clarisas de Azkoitia se sienten deudoras de todo lo que han recibido en más de 400 años del pueblo de Azkoitia: atenciones, cariño, ayudas, aprecio, cercanía, etc.

El escrito, redactado en octubre de este año, pide al obispo conceder la licencia para la donación de la propiedad al Ayuntamiento de Azkoitia. Dicho escrito se entrega el 30 de octubre en la Curia Diocesana y a día de hoy no hay ninguna respuesta el mismo.

Hace 10 años, Santa Clara celebraba su 400 aniversario con una serie de actos abiertos a la ciudadanía que permitió que muchos azkoitiarras pudieran ver, por primera vez, el interior del Monasterio de Clausura. Hubo varios conciertos (con el estreno del 'Salve Regina' del compositor azkoitiarra Gonzalo Martínez de Bizkargi nacido en 1463), visitas, actos institucionales, etc.

En aquella celebración; había siete monjas clarisas viviendo en el convento y lejos queda aquel 27 de septiembre de 1607 cuando las primeras Clarisas precedentes del Monasterio de Santa María de Rivas (Burgos) llegaron a Azkoitia. Esto ocurría 17 años después de la muerte del fundador del monasterio, el azkoitiarra Francisco de Zuazola.

Francisco pertenecía a la familia de los Zuazola de Floreaga, una dinastía familiar que tendrá gran influencia en el municipio. El mayorazgo fue fundado por la licencia que Carlos V concedió a su padre. Falleció en 1589 en Madrid y enterrado en la parroquia donde fue bautizado Lope de Vega. Ya en 1596 sus restos llegaron de Madrid a la parroquia y en 1614, cumpliendo su voluntad se trasladaron a Santa Clara donde, tras tantas reformas realizadas, se pierde el rastro del enterramiento.

Señalar que una vez que se han ido las monjas, los edificios y propiedades no se abandonan. Ya hay responsables para el cuidado, vigilancia y conservación del patrimonio y se seguirán con los oficios religiosos que se celebran.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos