El mayor deterioro ambiental del Urola se da en los núcleos urbanos

A partir de Azkoitia, la aportación de afluentes hace que la calidad de las aguas mejore. / SUDUPE
A partir de Azkoitia, la aportación de afluentes hace que la calidad de las aguas mejore. / SUDUPE

Recibe los residuos de la población de su cuenca que alcanza los 60.000 habitantes. El resto de la cuenca está en un estado aceptable según estudios de la Diputación

JOAQUIN SUDUPE AZKOITIA.

Los ríos guipuzcoanos reciben los vertidos de una densidad de población elevada, así como los industriales de sectores como el papelero, metalúrgico, tratamiento superficial, etc.

Los bajos caudales que se dan en el estiaje agravan esta situación, puesto que la capacidad de dilución es menor. Sin embargo, el desarrollo en los últimos años de la red de saneamiento, las medidas anticontaminantes en las industrias y la gran capacidad de autodepuración mostrada por nuestros ríos son factores que han propiciado una importante recuperación de la calidad de las aguas.

El Urola, con sus 337,5 kilómetros cuadrados de cuenca se caracteriza por su gran estrechez y elevadas cotas en la parte alta, donde nace, ramificándose en la zona de Azpeitia al confluir con los ríos Ibai-Eder y Erregil. Asimismo, en su parte baja recibe las aguas del río Altzolaras, desembocando en el mar después de describir una serie de meandros.

Calidad de las aguas

El deterioro ambiental más importante de la cuenca se produce en las inmediaciones de los núcleos urbanos como Legazpi, Zumarraga, Urretxu, Azpeitia y Azkoitia, encontrándose el resto de la cuenca en un estado aceptable. La población asentada en la cuenca ronda los 60.000 habitantes.

En cabecera, el río Urola presenta una buena situación, con aguas de buena calidad y una población de trucha en muy buena situación. Aguas bajo el núcleo de Legazpi, la calidad del agua empeora pese a que las infraestructuras de saneamiento están construidas y la EDAR de Urretxu funciona desde el año 2001. La razón radica en los bajos caudales de agua circulantes por el río en todo este tramo.

Más abajo, a partir del núcleo urbano de Azkoitia, la incorporación de las aguas de importantes afluentes hace que la calidad de las aguas mejore de nuevo y la presencia de la trucha, barbo, loina y locha aumente. En el tramo más bajo y debido a la persistencia de vertidos de origen papelero la situación empeora levemente.

Respecto a los afluentes, los más importantes (Barrendiola, Ibai-Eder y Altzolaras), presentan muy buena situación, con una elevada calidad del agua y unas comunidades piscícolas en buen estado, donde la trucha es la especie dominante.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos