Iosu Conde, al campeonato estatal de kárate con la selección de Euskadi

Iosu, en la escuela azkoitiarra de kárate Anaitasuna Kanku.
/SUDUPE
Iosu, en la escuela azkoitiarra de kárate Anaitasuna Kanku. / SUDUPE

Competirá esta tarde y mañana por el Campeonato de España de kárate en Santiago de Compostela Es el único azkoitiarra en un equipo de 25 personas

JOAQUIN SUDUPE AZKOITIA.

El azkoitiarra de 18 años Iosu Conde peleará esta tarde por el Campeonato del España de Kárate en Santiago de Compostela; y lo hará como integrante de la selección de Euskadi que acude a la cita con 25 deportistas. Iosu es el único azkoitiarra del equipo vasco y junto a otro miembro de la selección, el único que pugnará tanto en kata como kumite, es decir en ambos elementos fundamentales dentro de la práctica del kárate, kata o posiciones y técnicas y kumite o combate propiamente dicho.

No en vano practica este especialidad desde los 4 años y lo hace bajo la preparación y dirección de Juan y Rita, en la escuela azkoitiarra de kárate Anaitasuna Kanku.

Previamente ha tenido que participar y clasificarse en los Campeonatos de Euskadi y los intercomunidades para llegar a las citas de hoy y mañana.

Hoy a las 7.00 de la mañana partía, junto a la selección en autobús desde Bilbao y esta tarde comienza el campeonato de kumite ante un karateka de Andalucía. Mañana, en modalidad de kata comenzará contra uno de Cataluña.

«Son cinco combates en cada modalidad donde el nivel e intensidad es máximo. Hay que ir superando a los rivales hasta llegar a la final», apunta el joven azkoitiarra que es consciente de la dificultad que entraña ya que « está claro que el nivel es máximo y todos venimos a dar lo mejor de nosotros mismos», señala.

Es la primera vez que va a un campeonato Estatal y sabe que será una nueva y gran experiencia para él. «Es difícil llegar hasta aquí y seguramente esto no será algo que se viva muchas veces», subraya Iosu; conocedor del trabajo, esfuerzo, tesón y dedicación que le ha supuesto llegar a este nivel.

Entrena una media de cuatro días, dos horas y media por día para poder estar en el nivel requerido en una competición del más alto nivel y no duda al agradecer «a Juan y Rita la ayuda desde que comencé a entrenar con ellos, el apoyo que me han dado en todo momento, los ánimos, las enseñanzas, etc., y a mis compañeros que son con los que entreno continuamente, su ayuda al corregir lo que hay que mejorar y el trabajo que hacemos conjuntamente», comenta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos