La ermita y el culto a la Virgen de Urrategi cumplen 400 años

Construida para dar servicio espiritual a los habitantes de Urrategi, el culto se mantuvo gracias su contribución de trigo y leña e insistencia de efectuar reparaciones.

Domingo López la fundó en 1617 para corregir «los grandes pecados que en vida tan mala he cometido»

JOAQUIN SUDUPE AZKOITIA.

Domingo López de Irarraga fue bautizado en Azkoitia en 1555. Perteneciente a la pequeña burguesía rural vinculada a oficios artesanos y comerciales viajó por el Estado afincándose en ciudades como Sevilla, donde vivía en 1599. Llegó a obtener el grado de capitán y volviendo a Azkoitia se dedicó atareas municipales.

Vivió en la casa de Torre Zuri (donde se ubica ahora la sala de exposiciones en la plaza), casa que fue demolida en 1903 para la construcción de las escuelas y el mercado actual en la plaza.

Sus orígenes familiares entroncan con la casa y solar de Irarraga, conocida popularmente como 'Illerra' en el valle de Santa Cruz y entre sus propiedades estaban además la Torre de Santa Cruz, los caseríos de Urrategi, Oianguren azpikua y derechos sobre otros caseríos además de rentas en Sevilla, Madrid, Vitoria, etc.

Su testamento -repaso de una vida azarosa- evidencia su obsesión por alcanzar la salvación de su alma y la corrección de su conducta «por los grandes pecados que en vida tan mala he cometido». Además de legar una cuantiosa cantidad de dinero para rezos, mil misas de réquiem y obras pías en benéfico de su alma, también quiso que el beneficio se extendiera a los vivos ampliando rentas para entre otros, la parroquia y a Urrategi.

Advocación de la Virgen

Aquí comenzara la advocación de la Virgen de Urrategi ya que hizo edificar una ermita en el solar de Urrategi para que los habitantes de «las caserías apartadas de la villa de Azkoitia, como son en el valle de Urrategi» puedan acudir a misa sin tener que bajar hasta la villa.

Firma el contrato con los canteros en mayo de 1617 con la obligación de finalizarlo antes de navidad de ese año «con sus paredes, tejado y espadaña». Falleció el 18 de enero de 1623 y recibió sepultura en la parroquia, bajo la misma losa de piedra que fuera de su primo el Vicario Bautista de Errasti, en la primera fila al lado de la Epístola.

Las necesidades de la ermita fueron atendidas por varias rentas hasta el pasado siglo y posteriormente mantendrá el culto gracias a la contribución de trigo y leña de los habitantes del barrio que insistirán al ayuntamiento de necesidades de reparaciones en 1895, 1907 y años posteriores.

Últimamente, los capellanes de la casa de la Misericordia se encargarían de atender a Urrategi. En 1917, los festejos del tercer aniversario influyeron notablemente en la propagación de la devoción a la Virgen de Urrategi y veinte años más tarde se creará la popular novena de Urrategi que culmina el segundo domingo de julio.

Uno de los hitos históricos más importantes corresponde a la fecha del 17 de septiembre de 1950 cuando se coronó a la imagen de la Virgen de Urrategi como patrona de todos los azkoitiarras.

Más

Fotos

Vídeos