Concurrida Herri Jaia en Azkoitia

Caseríos del entorno mostraron flores, plantas, miel, legumbres, hortalizas, panes, etc./Sudupe
Caseríos del entorno mostraron flores, plantas, miel, legumbres, hortalizas, panes, etc. / Sudupe

El sol protagonizó la degustación de ternera asada y sidra de la fiesta de primavera de la localidad urolatarra

JOAQUIN SUDUPE

Aunque la predicción no aseguraba el buen tiempo para la celebración de la Herri Jaia, el sol y el calor caracterizaron la fiesta de primavera de la localidad urolatarra de Azkoitia.

La degustación de ternera asada, acompañada de sidra caracteriza este día que congrega además, a algunos caseríos del entorno que muestran sus productos en la plaza azkoitiarra. Flores, plantones y coloridas plantas ornamentales, miel, legumbres y hortalizas, panes, quesos, conservas, y por primera vez, los dulces de las monjas Brígidas del monasterio de Santa Cruz de Azkoitia, surtían de forma abundante los puestos que se habían habilitado en la plaza de Azkoitia.

En cuanto a la ternera, fueron necesarias 12 horas para asar la ternera de 240 Kg. que ayer se consumía en la Herri Jaia. La txahala de raza Limousine se troceaba en unos 1.200 pinchos que se consumieron en menos de dos horas.

Carlos Ibarrondo, vecino del Gazeta (Elorrio) asaba la carne con carbón traído de Cuba que mantiene bien el calor y tiene un adecuado poder calorífico. «Es primordial mantener una temperatura de asado de unos 150 grados durante toda la noche y no olvidarse de dar la vuelta a la res cada media hora aproximadamente», señalaba Ibarrondo cuya familia lleva haciendo esto durante varias generaciones. El asado contó con los cuidados que aseguraron una carne jugosa y bien hecha «el carbón; sobre una cama de arena, ha de concentrarse en los cuartos traseros y delanteros para que la carne vaya asándose uniformemente y soltándose del hueso», apuntaba el especialista.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos