Diario Vasco

«La robótica potencia la concentración, el trabajo y la creatividad de los jóvenes»

Uno de los grupos de niños azkoitiarras trabajando en equipo.
Uno de los grupos de niños azkoitiarras trabajando en equipo.
  • Medio centenar de niños acuden a extraescolares de esta materia en Azkoitia

La robótica es una técnica que se utiliza en el diseño y la construcción de robots y aparatos que realizan operaciones o trabajos, generalmente en instalaciones industriales y en sustitución de la mano de obra humana. Es, asimismo, un campo que trascendiendo cada vez más de las aplicaciones industriales se instala más en la vida diaria en el hogar, oficinas, ocio, etc.

En Azkoitia, casi medio centenar de niños de entre 6 y 14 años acuden a clases de robótica como una actividad extraescolar y lo hacen con unas ideas preconcebidas que les llevan a preguntar de entrada en su primer día «cuándo estaremos con el robot».

Los cursos que imparte 'Rockbotic' de forma extraescolar en Azkoitia -en otros pueblos trabajan en los centros escolares- «es un sistema de enseñanza interdisciplinario que abarca áreas de diferentes asignaturas del programa escolar reglado como la matemática, ciencia, tecnología, etc.», señala Ariane Deza, delegada de Gipuzkoa de la empresa.

«Formamos grupos de cuatro personas que se inician con los fundamentos básicos de programación. Luego se aplican a juegos y movimientos y los niños lo hacen de forma intuitiva», subraya añadiendo que «en siguientes pasos aprenden y juegan a poner sensores, programan movimientos y hacen que los aparatos o robots se puedan mover».

La idea es adaptar los temas o unidades didácticos al nivel o capacidades de los niños e ir subiendo en nivel y complejidad. «En este mundo también están la realización de video juegos, animación, postales informáticas, etc., elementos todos que al momento, el niño ve si su trabajo funciona o no, potenciando la actitud creadora y de trabajo. El binomio prueba-error enseña a gestionar la frustración entre los jóvenes potenciando la concentración y la creatividad», señala.

«Aquí tienen que crear»

Una de las partes más importantes del aprendizaje en el mundo de la robótica «es que lo tienen que hacer ellos, esto no es un móvil en que todo está desarrollado y tan solo juegan. Aquí tienen que crear y eso motiva de forma importante a los niños». El trabajo en equipo es otro de los fundamentos ya que cambian los roles de los integrantes. Un día son el diseñador, otro constructor, otro líder de grupo, etc. «lo que les da una visión global del proceso y aprenden a ponerse en el lugar del otro», apunta.

Los cursos sobre robótica se imparten de octubre a mayo y en verano hacen intensivos. Para recabar más información, se puede contactar con Ariane Deza en el teléfono 943 026902.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate