Diario Vasco
Cientos de azkoitiarras subirán mañana a la ermita.
Cientos de azkoitiarras subirán mañana a la ermita. / SUDUPE

Mañana se volverá a cumplir la tradición de tocar la campana de San Martín

  • En 1555 se iniciaba el repique de la campana de la ermita como forma de conjurar la tormenta

  • La misa en la ermita se celebrará a las 11.00 de la mañana

Como en los últimos 459 años, muchos azkoitiarras volverán a cumplir con la costumbre de acudir a la colina de San Martín y hacer sonar la campana que corona la torre de la ermita.

Mañana, cientos de azkoitiarras acudirán para cumplir así con una tradición que se iniciaba en 1555 como forma de conjurar las nubes de tormenta.

Hace cerca de una década, el cronista azkoitiarra Juan Bautista Mendizabal, daba a conocer el por qué y desde cuándo de esta costumbre convertida ya en una tradición.

Finalizaba la primavera y entraba ya el verano en un 18 de junio del año 1555 y en los campos de Azkoitia avanzaba la cosecha.

Nada hacía presagiar la tragedia que se avecinaba y de repente el cielo se oscureció hacia Elosua. Las ráfagas de viento, cada vez más violentas, comenzaban a acompañar a unas nubes que en poco tiempo descargaron un devastador pedrisco.

Todo aconteció de forma rápida en esas laderas próximas y destruyó totalmente los caseríos «Urrisarri, los tres Otolas, los dos Esaube, los dos Eguizabal, Madalzaeta, Zelaeder, Goenaga, Aistarri, Cortaberri, Kortacho, Malmadi, Urraselus, Zabaleta de Eguino, Zabaleta de Irizar, los dos Ubeguieta, Urrategui, los dos Olaran, Azalgorreaga, Ziorraga, Coroategui, Errasti» y otras muchas casas sufrieron considerables daños.

Por esta razón, el Ayuntamiento de aquel entonces acordó poner en marcha desde ese mismo año un nuevo protocolo de actuación para casos semejantes.

Eligieron la ermita del Señor San Martín, lugar que ellos estimaron más idóneo que la Parroquia, para ejecutar los conjuros de protección ante las tormentas, porque desde allí se avistaba todo el término.

El sacerdote nombrado fue Hernando de Zabaleta, y se obligó a celebrar misa diaria y a ofrecer las oraciones, hubiera o no nubes sospechosas y en este caso, obviamente se tocaría la campana.

Recordar que mañana viernes habrá misa en la ermita de San Martín a las 11.00 de la mañana.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate