Diario Vasco

Oro para Agerre-Buru Gaztak en el campeonato internacional de quesos

Hermanos Odriozola. Muestran el queso que ha merecido la medalla de oro.
Hermanos Odriozola. Muestran el queso que ha merecido la medalla de oro. / ETXEBERRIA
  • El queso ha sido premiado en la categoría de queso de oveja curado de más de seis meses

Agerre-Buru Gaztak, de los hermanos Odriozola-Alberdi, afincados en el caserío del mismo nombre en el barrio aiarra de Kurpidea, ha obtenido la medalla de oro en la recientemente celebrada Euskadi-Basque Country Internacional Cheese Festival que ha reunido en Donostia a más de 3.000 quesos procedentes de todo el mundo. Este premio no hace sino corraborar el buen trabajo que desarrollan en la elaboración de los quesos. En este caso el queso premiado ha sido en la categoría de queso de oveja curado de más de seis meses.

A los hermanos aiarras, de 54 y 50 años respectivamente, el premio les ha cogido un poco de sorpresa. «Ni fuimos al Kursaal. Mi hermano José Luis trabaja de carpintero y no viene al caserío hasta la tarde y yo siempre estoy ocupado, siempre hay algo que hacer en el caserío», explica José Migel. Comenzaron con los quesos a muy temprana edad. «Yo tendría unos 14 años. Teníamos un tío que hacía quesos en Aralar, Ángel Odriozola, quien falleció con 51 años. Tras su muerte nos venía gente al caserío a comprar queso y es cuando decidimos ponernos nosotros mismos a elaborarlos».

Es la primera vez que este campeonato mundial de quesos se celebra en Donostia. Todos los años precedentes el campeonato ha tenido lugar en Birmingham, Inglaterra. «Ya en el 2010 conseguimos también la medalla de oro. En el 2011 nos premiaron con dos de bronce; en el 2012 y 2013 también con sendas medallas de bronce. En el 2014 y 2015 no conseguimos medallas, por lo que este último premio nos hace especial ilusión», confiesa José Migel.

Los Odriozola cuentan con tres centenares de ovejas. Siempre, desde hace más de 60 años, viven en el caserío Agerre-Buru y las ovejas las tienen diseminadas ahora en estas fechas de frío en prados de varios caseríos de los alrededores, mientras en primavera y verano los tienen en Erniope.

Comenzarán a elaborar los nuevos quesos sobre mediados de diciembre y no pararán hasta de junio. «Son fechas donde se acumula el trabajo. Además del cuidado de los ovejas, nos ocupamos del caserío, de la huerta, de las pottoka...», explican. Cada dos días elaboran exactamente 27 quesos, dedicando unas siete horas cada día a ello.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate