Diario Vasco

Finalizada la vendimia del txakoli

Bajo la lluvia.  No siempre luce el sol a la hora de bajar a las viñas pero hay que continuar.
Bajo la lluvia. No siempre luce el sol a la hora de bajar a las viñas pero hay que continuar. / AMAXKAR
  • El proceso de recogida se ha podido llevar a cabo de forma escalonada desde finales de septiembre

La cosecha de los viñedos pertenecientes a la Denominación de Origen Getariako Txakolina ya está en las bodegas. La vendimia se ha dado por finalizada y tras su elaboración, el nuevo caldo se podrá degustar dentro de unos meses, con la llegada del nuevo año.

Para conocer al detalle cómo ha ido todo el proceso hablamos con Ruth Mozo, secretaria de la Denominación de Origen quien nos confirma que la vendimia de este año ya se ha dado por finalizada.

«La vendimia se inició de forma generalizada el fin de semana del 24 de septiembre y se ha dado por finalizada este pasado fin de semana, aunque queda alguna pequeña parcela pendiente de vendimiar», recuerda Ruth. Por suerte el tiempo también ha acompañado, «la vendimia ha sido muy buena, acompañada por una meteorología también muy buena que ha hecho que transcurra de forma escalonada por lo que las bodegas van vendimiando los viñedos conforme van viendo que su uva tiene el punto de maduración óptimo para elaborar su txakoli».

La producción vuelve a crecer por lo visto durante la recogida y los datos, aunque no definitivos, así lo atestiguan: «Aunque todavía no se tienen los datos definitivos, la producción pasará de los 4.100.000 kilos, un 10-15% más que la cosecha 2015, fruto principalmente de una primavera muy buena que propició el perfecto cuajado de la flor», subraya Mozo.

Todo ello permite augurar una magnífica cosecha de txakoli, «el estado sanitario está siendo muy bueno, con algún conato de Botrytis pero no importante, debido principalmente a las lluvias de septiembre y posterior viento sur. Una uva de calidad, que dará lugar a su vez a un txakoli 2016 de calidad».

Empleo temporal

La viticultura genera riqueza en nuestro entorno y además durante la vendimia se genera un importante número de empleos temporales, «cerca de 600 personas han estado trabajando en la vendimia en las distintas bodegas inscritas en la Denominación. La contratación se hace bien directamente desde las propias bodegas, bien a través de empresas de trabajo temporal. Todos los trabajadores temporales se dan de alta en la seguridad social para el período que dura la vendimia». Algunos problemas generados antaño con la falta de contratos en alguna bodega durante este período de recogida de la vid parecen estar totalmente erradicados.

Ahora comienza en proceso de elaboración en las bodegas y Ruth nos lo explica, «las bodegas son primero viticultores realizando todo el proceso desde la producción de uva hasta que el txakoli sale al mercado. Cerca de 150 personas trabajan habitualmente tanto en viñedos como en bodegas».

«Una vez llega la uva a la bodega, ésta se prensa obteniéndose el mosto que, una vez decantado, pasa a los depósitos, normalmente, de acero inoxidable, en los que comienza la fermentación controlada del mismo para dar lugar al txakoli, que reposará hasta que se considere que reúne las características para salir al mercado. Antes de su puesta en el mercado, el txakoli ha tenido que pasar los controles que marca el Reglamento de la Denominación de Origen Getariako Txakolina, tanto analíticos como organolépticos».

Con todas estas garantías, pronto se podrá empezar a degustar el nuevo txakoli, «normalmente, los primeros txakolis salen al mercado a primeros de diciembre» recuerda.

El crecimiento en hectáreas y los nuevos viñedos que empiezan a dar sus frutos generan un incremento en el volumen de uva, sobre si va a ser necesaria la búsqueda de nuevos mercados para nuestro caldo Ruth opina que «el incremento de superficie sí está suponiendo un incremento en la producción, por lo que el esfuerzo que debemos hacer tanto la Denominación como las bodegas inscritas es cada vez mayor».

Bodegas inscritas en la cosecha 2016 son 33, de las cuales 2 son nuevas, una en Beizama y otra en Villabona. La localidad con mayor representación sigue siendo Getaria con 12 bodegas y el resto se reparten de la siguiente manera 3 en Aia, 7 en Zarautz, y una bodega en Alkiza, Arrasate, Deba, Hondarribia, Mutriku, Oiartzun, Olaberria, Oñati y Orio. La superficie inscrita en la D.O. alcanza las 427 hectáreas. Una vez caída la hoja en el viñedo comienza la poda.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate