Diario Vasco

Una fiesta vasca con ambiente tardío en Deba

Ambientazo en el recital de baile.
Ambientazo en el recital de baile. / SALEGI

Los vecinos de Deba celebraron la Euskal Jaia con el sol y los bailes como protagonistas. Los debarras no desaprovecharon la oportunidad para sacar los trajes de casero y vestirse con elegancia en un día tan señalado como el de ayer.

La mañana comenzó con muy poco ambiente, hasta que al mediodía los txistularis comenzaron a animar las calles de la localidad, los trikitrilaris no quisieron perder la opción de animar a los vecinos y gente de los alrededores, por lo que acompañaron a los txistularis. Una de las ausencias del día fue la feria de artesanía, el único puesto que se colocó fue el de cerveza artesanal BorBor, al lado de los talos que no perdieron la ocasión de acudir a la Euskal Jaia debarra.

Al mediodía la gente se congregó en la plaza del ayuntamiento para disfrutar del recital de bailes que ofrecieron los alumnos de la escuela de música con la colaboración del grupo de danza Gure Kai.

Concurso de marmitako

Desde primera hora fueron ocho los equipos que tomaron parte en la sexta edición del concurso de marmitako. En la comida popular alrededor de 700 personas se reunieron en el frontón Aldats para comer lo que cada uno llevo de casa. El mayor número de asistentes se congregó en la kupela de sagardo para hacer txotx con los amigos. Después de comer, y tras bailar con la música ofrecida por los trikitilaris Narbaiza y Ostoloza llego el momento de conocer a los ganadores del concurso de marmitako. Tras una dura deliberación los ganadores fueron el equipo Mateomat. Iñigo Cambronero concejal de festejos entrego la txapela de ganador a una de las integrantes del equipo.