Diario Vasco

Despedida y agradecimiento por jubilación

No es fácil despedirse después de 25 años. El tiempo no pasa en balde y me toca jubilarme. Un poco de nostalgia, algo de tristeza. Pero también alegría porque la tienda de Ana va a seguir en manos de su nueva dueña, Begoña Ircio, que seguro lo hará con el mismo cariño y eficacia que he tratado de hacerlo yo.

Solo me queda agradecer a las personas que se han relacionado conmigo, gracias por vuestro afecto y compresión. Y tengo que mencionar que más que clientes o proveedores, he conseguido amigos. Nos veremos en el día a día. ¡Eskerrik asko!