Última jornada hoy del programa 'Madejas contra la violencia sexista'

El lazo tejido por cientos de mujeres está de vuelta en Astigarraga para la celebración de la programación de estos días. /  JUANFER
El lazo tejido por cientos de mujeres está de vuelta en Astigarraga para la celebración de la programación de estos días. / JUANFER

Desde Harituz siguen con su objetivo de «visibilizar y promover la prevención de la violencia hacia las mujeres»

MARÍA CORTÉS ASTIGARRAGA.

Impulsada por la asociación Harituz, el proyecto 'Madejas contra la violencia sexista' ha organizado estos días diferentes actos con motivo del Día Internacional en contra de la Violencia hacia las Mujeres. Hoy se celebrará la última jornada en la localidad con la recepción de diferentes colectivos culturales, la lectura de manifiestos, degustación de pintxos y sidra, así como una comida popular y la manifestación que se celebrará a las siete de la tarde en Donostia.

Pero desde Harituz han querido aprovechar la ocasión para dar a conocer a los vecinos todo el trabajo que han realizado estos últimos años. «En muchas localidades nos han dicho que este proyecto se ha convertido en un referente. La iniciativa ha tenido mucha aceptación y apoyo en asociaciones de todo el Estado». Y es que el proyecto Madejas, con su lazo colectivo tejido por cientos de mujeres de todo el mundo se ha convertido en una pieza artística de muchos kilómetros con la que visibilizar y promover la prevención de la violencia sexista. En estos momentos han logrado una pieza de más de 4.066 metros.

Para la asociación astigartarra la acción de tejer es «un símbolo del trabajo que realizan las mujeres y se traslada al proyecto como propuesta de sensibilización. El objetivo es crear espacios de diálogo entre la ciudadanía sobre este tema», añadiendo que «al hablar de violencia contra las mujeres se trata de detectar los cimientos que aún sostienen al patriarcado constitutivos de desigualdad y de la dificultad que las mujeres encuentran para reconocerse subordinadas a esta realidad. Esta violencia no es una lacra social a erradicar, sino que se encuentra en el funcionamiento mismo de la sociedad. El trabajo de esta campaña ha sido orientada a abrir, mantener y profundizar un debate y una implicación de todas las instituciones y agentes sociales de Astigarraga, con el fin de poder visibilizar la situación de desigualdad y discriminación que sufren las mujeres y que son la raíz misma de la violencia».

En su propuesta, la campaña pretende involucrar a toda la ciudadanía de los diferentes municipios participantes, a sus instituciones y agentes sociales. Y es que desde su inicio, el proyecto se encuentra en las redes sociales, espacio en el que han encontrado una gran aceptación, difusión y expansión, ya que como detallan «a través de facebook recogimos adhesiones de asociaciones de diversos países. Y a lo largo de estos años, empresas privadas han donado lana para la confección de trozos».

Un largo recorrido

Lo que comenzó como un humilde proyecto de una asociación local como Harituz, se ha convertido «en mucho más». Desde la propia asociación aseguran que «no nos creemos todo lo que hemos conseguido con mucho esfuerzo y trabajo. Empezamos en 2015 y ese mismo año nos cogieron el testigo varias asociaciones de Asturias, para después viajar por Córdoba, Toledo, Valencia y Alicante, Madrid, llegar hasta Lisboa y volver a Huarte y ahora a Astigarraga».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos