Los trabajadores de Garayar, TSST y Areizaga dicen no al anteproyecto

Trabajadores de Garayar, Areizaga y TSST en la rueda de prensa para rechazar el anteproyecto planteado por Diputación. /  MARÍA
Trabajadores de Garayar, Areizaga y TSST en la rueda de prensa para rechazar el anteproyecto planteado por Diputación. / MARÍA

Consideran «inadmisible» la propuesta de la Diputación para la concesión de los servicios de autobuses

MARÍA CORTÉS ASTIGARRAGA.

El Ayuntamiento de Hernani acogió recientemente la rueda de prensa convocada por LAB y los trabajadores de las empresas Garayar, Areizaga y TSST en la que quisieron mostrar su contundente rechazo al anteproyecto de concesión de las líneas de Lurraldebus que conectan San Sebastián con los municipios de Buruntzaldea.

Según explicaron los representantes «el pasado 8 de septiembre la Diputación Foral de Gipuzkoa publicó los pliegos de la concesión de los servicios de autobuses de Buruntzaldea y los cambios y reducciones planteadas son mucho más graves de lo esperado. Basándose en la reducción de costes y la estabilidad económica del servicio, la Diputación, formada por PNV y PSE, pretende quitar varias líneas que hay en la actualidad, reducir los servicios y quitar paradas. Da la impresión que a algunos se les olvida que esto es un servicio público, donde siempre debe prevaleder el interés social general por encima del interés económico. No parece ser esta la dirección que toma la Diputación», añadiendo que «en estos momentos se están planteando unas medidas tan brutales, que la pregunta que debemos hacernos es: ¿son realmente necesarios estos recortes?. Los datos confirman que en la zona de concesión en 2016 subió la población a 97.652 habitantes y se hicieron 130.864 desplazamientos más en la comarca. Además, hay que tener en cuenta que Gipuzkoa es el territorio histórico en el que es más alto el uso del automóvil. Por lo que la respuesta a la pregunta es clara: No. Se debe garantizar la utilización del transporte público y estas medidas son un sinsentido absoluto».

«La Diputación sigue hablando de mejorar el servicio público, mientras, basándose en el beneficio económico, toma este tipo de medidas que destruyen poco a poco el sistema público y perjudica gravemente tanto a la ciudadanía como a los trabajadores», detallaron los implicados, que aseguraron que «los que vamos a sufrir de la forma más brutal estas medidas seremos los trabajadores del sector. Al reducir los servicios, las tres empresas implicadas se verán con un exceso de plantilla, lo que probablemente se traduzca en la pérdida de empleo de más de 30 trabajadores, es decir, entre las tres empresas un 30%, más o menos. Además, con las medidas que se plantean por parte de Diputación, se aumentan así considerablemente el riesgo de siniestralidad vial».

Los trabajadores ante «unos recortes que son inadmisibles, tanto para los usuarios como para nosotros», prevén movilizaciones como la del 15 de noviembre, a las 11.00 horas, en la plaza Julio Caro Baroja o el reparto de panfletos a los usuarios del servicio de transporte.

«Son recortes que nos afectan a nosotros, pero también a los ciudadanos. Diputación tiene que entender que somos personas llevando a personas y que los recortes afectarán tanto a la reducción de servicios como a la calidad de los mismos, al tener menos descansos y personal», explicaba una trabajadora.

Desde LAB aseguraban que «Diputación no quiere dialogar y no pretende modificar el anteproyecto. Tras el periodo de alegaciones, deberán presentar el proyecto y éste debería estar en vigor para el 1 de enero».

Fotos

Vídeos