Sello Europeo de Excelencia en materia de Gobernanza para Urnieta

Mikel Pagola, entre los alcaldes de los ayuntamientos vascos que recibieron el sello europeo. /
Mikel Pagola, entre los alcaldes de los ayuntamientos vascos que recibieron el sello europeo.

Reconocimiento al municipio junto a los consistorios de Basauri, Leioa, Ermua e Irun en un acto llevado a cabo en el Koldo Mitxelena

JUAN F. MANJARRÉS URNIETA.

El Ayuntamiento de Urnieta, junto con los de Basauri, Leioa, Ermua e Irun, ha sido reconocido con el Sello Europeo de Excelencia en materia de Gobernanza (ELoGE) que concede el Consejo de Europa en base a sus 12 principios de buena Gobernanza, entre los que se encuentran la transparencia, la participación, un comportamiento ético, la eficacia y eficiencia, la gestión financiera sana, la innovación, la igualdad, los derechos humanos y la diversidad, entre otros.

El Ayuntamiento de Urnieta se suma así a un reducido grupo de apenas 200 municipios en toda Europa que ostentan esta distinción y que acredita su posición en la vanguardia del buen gobierno y la calidad democrática.

El alcalde, Mikel Pagola, expresó su satisfacción por el reconocimiento obtenido y tuvo palabras de agradecimiento tanto para Eudel como para el Consejo de Europa por haberles dado esta oportunidad: «el sello reconoce el gran trabajo que se ha hecho en el Ayuntamiento, pero además nos sirve para identificar los campos de mejora que en definitiva es lo que nos interesa, puesto que nuestro principal objetivo es ir mejorando continuamente los servicios públicos que ofrecemos a la ciudadanía». También quiso agradecer el «enorme esfuerzo» realizado por los trabajadores del Consistorio.

El sello europeo busca la mejora de los servicios públicos y reconoce a los gobiernos locales por la calidad de sus prácticas en la gestión política, tanto a nivel interno de la organización municipal, como en sus relaciones externas, especialmente con la ciudadanía, y es el reconocimiento final a un proyecto piloto impulsado desde Eudel entre 2017 y 2018, en 9 municipios de Gipuzkoa y Bizkaia; además de los cinco citados, en Beasain, Elgoibar, Galdakao y Mungia.

Todos ellos, de manera voluntaria, han asumido el compromiso político de someterse a un riguroso proceso de autoevaluación en base a 97 indicadores (Benchmark), que han medido el 'grado de madurez' del gobierno local respecto de cada principio. Debían obtener 3 puntos o más en todos y cada uno de los 12 principios para conseguir el sello. Además, han realizado dos cuestionarios; uno para concejales de gobierno y oposición, y otro para la ciudadanía.

La sala Koldo Mitxelena de Donostia fue el escenario de la Ceremonia de entrega del Sello ELoGE 2017, un dodecaedro de cristal, a Mikel Pagola (Urnieta), Andoni Busquet (Basauri), María del Carmen Urbieta (Leioa), Carlos Totorika (Ermua) y Jose Antonio Santano (Irun), ediles de los cinco ayuntamientos que han alcanzado el nivel más alto de calificación.

El acto fue conducido por el Presidente de Eudel, Imanol Landa, y la representante del Consejo de Europa, Alina Tatarenko, y contó con la asistencia de medio centenar de representantes políticos y técnicos, de los nueve municipios del piloto y de otros muchos ayuntamientos interesados en el proyecto. Al acto también asistieron el Viceconsejero de Relaciones Institucionales, Peru Bazako, y representantes de las diputaciones forales de cada territorio.

Movilizar y estimular

El objetivo del sello europeo es «movilizar y estimular la acción de los actores locales, para que los ciudadanos y ciudadanas puedan beneficiarse de una buena gobernanza democrática a nivel local, mediante la mejora continua de los servicios públicos locales, la implicación de la población y de unos responsables políticos a la altura de sus expectativas» (objetivo expresado la Declaración de Valencia del Consejo de Europa de 2007 y que dio origen al Sello en el año 2010).

En ese sentido, el Sello evalúa, por ejemplo, las medidas destinadas a combatir la corrupción -a través de códigos éticos o de conducta- en ámbitos como la contratación pública o la concesión de permisos y licencias; las herramientas para fomentar la transparencia y el acceso público a la información municipal, los mecanismos destinados a rendir cuentas o el grado de desarrollo de la inclusión y la cohesión social.

Aspectos, todos ellos, que describen el grado de madurez de los gobiernos locales y el compromiso de sus responsables políticos con el cumplimiento de dichos objetivos.

El Sello se configura así como una herramienta de valoración y mejora continua. Se otorga por un periodo limitado de dos años, al cabo de los cuales el ayuntamiento puede renovar su certificado de forma sencilla, implementando planes de acción para mejorar el cumplimiento de los indicadores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos