Protocolo contra la violencia machista

Representantes municipales acudieron a una jornada en la Diputación en la que se planificó el curso 2018-2019 del programa Berdinbidean. /
Representantes municipales acudieron a una jornada en la Diputación en la que se planificó el curso 2018-2019 del programa Berdinbidean.

Urnieta lleva 7 años trabajando en el programa Berdinbidean y ya está escrita la mayor parte del documento

JUAN F. MANJARRÉS URNIETA.

El Ayuntamiento de la localidad está trabajando un protocolo para mejorar la atención a las víctimas de violencia contra las mujeres gracias al asesoramiento que ofrece la Diputación de Gipuzkoa mediante el programa Berdinbidean.

Este servicio se puso en marcha en 2010 con la ayuda de la Diputación, Eudel y Emakunde. El objetivo del programa es ofrecer asistencia para el desarrollo y fortalecimiento de políticas de igualdad a municipios de menos de 10.000 habitantes, adaptándose a la realidad de cada localidad y desarrollando planificaciones trabajadas. A día de hoy, el programa Berdinbidean se lleva a cabo en diversos pueblos de la Comunidad Autónoma Vasca, entre otros, en Urnieta.

El pasado día 14 se celebró una jornada en la Diputación para presentar la planificación del curso 2018-2019, y allí participaron tanto Mikel Pagola, alcalde de Urnieta, como Itziar Olazabal, responsable del área de Servicios Sociales del Consistorio, donde dieron cuenta del camino que han recorrido desde que se sumaron al programa.

Urnieta lleva 7 años trabajando en el programa y Olazabal contó por qué decidieron participar. «Había una gran concienciación en temas de género en los departamentos de Juventud y de Servicios Sociales, y queríamos incorporar esa perspectiva a todo el Ayuntamiento, puesto que veíamos la necesidad de trabajar el tema transversalmente». De hecho, «la igualdad es un tema que tenemos que trabajar entre todos y todas, con la implicación de todas las partes». Además, explicó que en aquel entonces tenían varias carencias, por ejemplo, en la coordinación entre los Servicios Sociales y la Policía Municipal, y matizó que el trabajo colectivo entre esas dos secciones es fundamental. Asimismo, en su opinión era notoria la necesidad de trabajar la sensibilización y crear espacios concretos en común con otras asociaciones, como puede ser el Centro de Salud. «Para mejorar en todos esos aspectos necesitábamos acompañamiento y asesoramiento», explicaba la responsable.

Y crear un protocolo para mejorar la atención a las víctimas de violencia contra las mujeres era una de las líneas de trabajo que se recogieron en el I Plan de Igualdad.

El protocolo

Mikel Pagola especificó que el proceso ha tenido 3 fases. En la primera, se creó un equipo de trabajo político-técnico dentro del Ayuntamiento para realizar una profunda reflexión con el objetivo de «definir el marco de trabajo dentro del Consistorio, unificar la identificación de las necesidades y consensuar los criterios para el desarrollo del proceso». En ese punto Olazabal puso especial énfasis en que el grupo «tuviera carácter político-técnico y que los políticos le dieran importancia al tema enriqueció y facilito muchísimo el proceso».

En la segunda fase en cambio, se puso en marcha el proceso para trabajar conjuntamente con agentes de fuera del Ayuntamiento, «para informarles sobre las intenciones del Ayuntamiento, para invitarles a trabajar en equipo y para acordar los pasos a dar para el desarrollo del proceso», detalló el primer edil. Asimismo, se creó una guía acerca de los servicios de los Servicios Sociales y sus recursos. Y en la tercera fase, se definieron los mecanismos para mejorar la atención con los agentes y se realizaron sesiones de formación.

Ya está escrita la mayor parte del protocolo. Por tanto, a pesar de que todavía no está terminado «el avance es evidente», y Pagola dijo claramente que están muy satisfechos con el trabajo realizado. «Nos ha servido para abrir la perspectiva dentro del Ayuntamiento y para tejer la colaboración entre diferentes departamentos. Antes, se veía como un tema exclusivo de los Servicios Sociales, y ahora en cambio, tenemos claro que es un tema que tenemos que trabajar transversalmente con la implicación de todos». Al hilo de lo expresado, el alcalde expuso un ejemplo concreto sobre las alianzas creadas». La responsable de los Servicios Sociales y el de la Policía Municipal se reúnen cada mes para realizar un repaso y seguimiento de las diferentes situaciones. También lo hacen cada vez que se dan situaciones especiales», y por otro lado, «tenemos definidas las responsabilidades de cada uno y sabemos hasta donde tenemos que llegar, y así, conocemos la forma en la que debemos de actuar cuando se dan casos de violencia, lo cual es un paso significativo».

Tanto Pagola como Olazabal coincidieron en definir como muy positiva la ayuda recibida gracias al programa Berdinbidean. «Hemos tenido recursos económicos y materiales para poder desarrollar el proyecto y estamos muy agradecidos», concretó Pagola. Por último, mencionaron que continuarán trabajando por la igualdad entre mujeres y hombres.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos