«Trato de hacer obras a base de series con un estilo cercano al minimalismo»

Miguel Ángel Oribe en la Sala Andrestegi de la UPV, el día que inauguró la exposición. /  TXEMA
Miguel Ángel Oribe en la Sala Andrestegi de la UPV, el día que inauguró la exposición. / TXEMA

Hasta el viernes se pueden ver sus obras en la Sala Andrestegi del Centro Carlos Santamaria de la UPV, en DonostiaMiguel Ángel Oribe Escultor lasarteoriatarra que expone 'Arquitecturas encerradas'

TXEMA VALLÉS LASARTE-ORIA.

Miguel Ángel Oribe es un escultor lasarteoriatarra que expone hasta el viernes, inclusive, en la Sala Andrestegi (Centro Carlos Santamaría) de la UPV, edificio junto a la rotonda de la avda. de Tolosa donostiarra, una muestra sobre 'Arquitecturas encerradas'. Con él hemos estado para que nos explique el porqué de esta nueva exposición y qué resultados está obteniendo.

-En esta nueva etapa artística, ¿Cómo se ha planteado presentar esta exposición?

-Esta exposición llevaba unos cuantos años queriéndola hacer, al poseer algunas obras basadas en la arquitectura. Mi idea era hacer una gran muestra que girase en torno a esta temática, que es una de mis pasiones, una de mis fuentes de inspiración. Lo que pasa es que no encontraba la sala adecuada para llevarla a cabo, porque mi idea era involucrar también a la Escuela de Arquitectura con su profesorado y alumnos; para que vinieran a ver todas estas obras basadas en su terreno, la arquitectura, utilizando elementos arquitectónicos como columnas, paredes, bigas, ventanas... Todo lo que utilizan ellos me ha servido como fuente de inspiración para hacer mis obras. Son esculturas y no pretender ser otra cosa. También, decir que tienen un punto de cohesión entre mi obra y la arquitectura.

-¿Por qué elige este estilo tan cercano a la arquitectura?

-Hay elementos que me gustan. Por ejemplo, una pared. Yo la cojo, la desestructuro a mi forma. Normalmente en forma de 'L' y voy creando huecos. Luego los repito y hago conjuntos que al final forman mi escultura. En conjunto se ven huecos, paredes, refugio. Cojo un elemento arquitectónico y lo modifico hasta que me convence.

-¿Todo este recogimiento a qué se debe, va con su forma de ser?

-La idea de refugio me ha gustado siempre, desde pequeño. Todos a la edad infantil nos creamos nuestro pequeño txoko. ¿Quién no se ha fabricado una chabola con sus amigos de niño, y se ha metido dentro a jugar? Luego de mayor necesitamos nuestro 'refugio', que no tiene que ser físico. Puede ser un refugio temporal: estando en el sofá tranquilo, sin que nadie te moleste, de relax. Esa palabra 'refugio', en euskera 'aterpe', siempre me ha parecido muy poética y eso me ha llevado a hacer esculturas como construcciones, muchas veces circulares; que a otra escala, nos podríamos meter dentro de ella y encontrar ese 'refugio'. Es algo como más conceptual, es como un hueco, y ese hueco es lo más importante para mí. Tiene que ver con la idea de protección, pero también con la idea de viaje, de alejarse del mundo. Una cosa muy poética, es física porque al final es una construcción donde te metes, si fuese a otra escala; pero también es poético y filosófico.

Escultura poética

-Al hablar de su obra, siempre conjuga escultura, arquitectura, poesía,... ¿Cómo conviven juntas todas estas terminologías?

-En mi caso va todo unido. Hay otros artistas, pintores, escultores que les prima más lo formal, las formas que construyen es lo que hay. En mi caso no, porque el significado de mis esculturas, en concreto estas paredes, estos huecos, estos refugios donde pasa la luz, son un estilo que me parece más interesante. No puede ir lo formal separado de lo conceptual.

-¿Con esta muestra, que pretende hacer llegar al que la visita?

-En ésta, concretamente, pretendo que vean el camino que he recorrido, desde la arquitectura hasta mi obra. Me he basado en edificios, en arquitectos, en concreto, durante unos cuantos años para hacer mis obras. Me han influido, han sido mi fuente de inspiración, me han dado ideas y el resultado es esta exposición. Lo que pretendo es que se vea la visión del escultor sobre un mundo que no está tan lejano, como es la arquitectura. Parece que ésta y la escultura pueden ser actividades muy lejanas, pero en el fondo no lo son. Al final, la arquitectura puede ser también como escultura en grande, donde meterse, y la escultura una arquitectura en pequeño.

-¿Qué arquitectos ha conocido para que hayan podido influir en sus obras?

-La verdad es que han sido muchos los arquitectos que han influido, pero los que más ha sido mi adorado Van der Rohe, Aalto, Niemeyer, Tadao Ando, Peña Ganchegui o algunos otros a los que tantas veces he mostrado mi admiración y que, aún sin ser arquitectos, he reconocido como fuente de inspiración y fábrica de ideas para mis proyectos escultóricos como Jean Arp, Gerardo Rueda o Palenzuelo. De todos ellos me quedo con Van der Rohe, que le hago un pequeño homenaje con esta exposición. Como a muchos, escultores, pintores y arquitectos nos ha influido con sus enseñanzas, con sus edificios. El legado que dejó, sobre todo para el movimiento minimalista, con aquella frase de dijo ('Menos es más), nos dio a algunos las bases de cómo trabajar.

-¿Qué faceta de estos elegidos le ha llamado más la atención?

-Son gente que me han transmitido algo con sus edificios, con su forma de trabajar. Más o menos como lo intento hacer yo, con larga distancia para salir un poco del ámbito de confort y exigirte un poco. Que no han sido arquitectos estrella que han pretendido sacar dinero con mega obras, con mega construcciones. Al revés, han sido arquitectos que se han basado en su obra, buscando la construcción idónea y el lugar adecuado, sin importarle lo demás: ni la fama, ni el dinero. Una cualidad que a mi me suele gustar. Yo suelo trabajar así mucho, en plan ermitaño, separado, aunque estoy cerca del mundo del arte y me entero de todo: exposiciones de todo, amigos y no amigos, de lo que ocurre en Nueva York, París, o aquí cerca. Pero mantengo cierta distancia, y esta gente, por esto y otras cosas, son arquitectos que me han llenado.

-Más de una vez ha comentado la influencia que ha ejercido Oteiza. ¿Qué opina al respecto?

-Oteiza aquí ha sido casi el padre de muchos escultores. Hemos crecido con Oteiza, con Chillida, con los dos. Oteiza era más teórico. Hemos aprendido mucho de sus enseñanzas. Fue el que nos despertó a muchos. Hemos tenido la suerte de tener cerca a dos de los escultores más importantes de la historia. Ellos fueron la punta de lanza, fueron los que me abrieron los ojos de pequeño, igual que a otros.

-En cuanto a un estilo propio, ¿qué podría decirnos del suyo?

-Creo que mi estilo se encuentra cercano a ese movimiento minimalista de los años 60 - 70, pero sin ser idéntico; porque no me ciño a sus normas. Trato de hacer obra sobre todo a base de series. Cojo una escultura y la voy dibujando y luego construyo la maqueta, pero haciendo pequeños cambios hasta crear una serie. Al final, una escultura se ha convertido en seis distintas, una serie de seis, que son muy parecidas pero con pequeños cambios. Y cada uno de esos pequeños cambios me dice algo, o le he creado un espacio distinto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos