Diario Vasco

El cuarteto Sotto Voce dio un buen recital en el Convento de las Brígidas

Momento de la actuación de Sotto Voce en las Brígidas seguido por numeroso público.
Momento de la actuación de Sotto Voce en las Brígidas seguido por numeroso público. / TXEMA
  • Organizado por la asociación Danok Kide, dentro de sus 'XII Encuentros Musicales'

El cuarteto de cuerda Sotto Vove ofreció este viernes al atardecer un destacado recital en el inmejorable escenario de la capilla del Convento de las Brígidas, y al gran número de espectadores que se concentraron en dicho templo dejó un magnífico sabor de boca. De nuevo, la asociación de padres de familia Danok Kide, organizadora del evento, supo dar la tecla idónea para agradar al respetable y superó con nota alta con esta cita cultural que se englobaba dentro de sus 'XII Encuentros Musicales'.

El acto contó, como en otras ocasiones, con la presentación del miembro de Danok Kide, Jesús Mari Egizabal, que ya puso entre aviso a los asistentes del espectáculo que posteriormente iban a disfrutar.

Los protagonistas no fueron otros que el cuarteto de cuerda Sotto Voce compuesto por dos violines (Pedro Miguel Aginaga y Monika Redondo), una viola (Tomás Ruti) y un violonchelo (Amaia García), verdaderos profesionales de una contrastada trayectoria que demostraron su gran puesta en escena. Para esta ocasión Sotto Voce ofreció al respetable un último trabajo bajo el sugerente título de 'Las cuerdas en-cantadas'. Los asistentes pudieron disfrutar durante algo más de hora y cuarto de un programa variado, a través del cual, hicieron un recorrido por diferentes estilos y épocas musicales. El violinista Pedro Miguel Aginaga fue el encargado de explicar las diferentes obras y efectuar una peculiar forma de recitar textos. Fue un programa muy ameno, donde las obras a interpretar, con la máxima exigencia y rigor, fluyeron enriquecidas con unos breves pero interesantes comentarios que sirvieron de nexo de unión entre ellas.

Sotto Voce inició el recital con 'Sevilla' del maestro I. Albeniz y concluyó con 'Por una cabeza' de C. Gardel, mostrando el lirismo de los instrumentos con las obras, que fueron desde una nana a famosas arias de óperas románticas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate