Diario Vasco

Berasategui y Chourraut se suman al reto de los 40 días en euskera

Maialen Chourraut y Martín Berasategui, con sus carteles.
Maialen Chourraut y Martín Berasategui, con sus carteles. / TXEMA
  • Ya son 700 'Belarriprest' y más de 400 'Ahobizi' los que se han inscrito para el gran desafío lingüístico

Maialen Chourraut en el rol de Ahobizi y Martín Berasategui en el de Belarriprest, participarán en el desafío de los 40 días en euskera. Los dos coinciden en señalar la originalidad y la practicidad de la iniciativa para reforzar el hábito de hablar en euskera en aquellas relaciones en las que ya existe la tendencia de usar normalmente el euskera, pero sobre todo para todas aquellas relaciones donde, teniendo conocimientos de euskera y por lo tanto pudiéndose utilizar el euskera, no suele ser lo más habitual.

El conocido cocinero insiste en el rol de Belarriprest, ya que opina que en Lasarte hay mucha gente que entiende el euskera pero que no tiene la suficiente fluidez para hablarlo, como es su caso, ya sea porque no se escolarizó en euskera, porque sí se escolarizó pero luego no se ha lanzado ha hablarlo o, al revés, porque lo está aprendiendo y le vendría fenomenal llegar a soltarse.

En cualquiera de esos casos, Martin Berasategui anima a los lasarteoriatarras a inscribirse como Belarriprest y visualizar esa posición lingüística que indistintamente de la lengua que utilice cada uno, invita a los demás a que le hablen a ella en euskera. En palabras de Martín: «Ni beti prest! Jendea neri euskeraz zuzentzea beti hartzen det gustora. Ni 40 eguneko erronkan Belarriprest izango naiz. Eta zu? Garrote!».

Maialen Chourraut subraya también el papel de Belarriprest, ya que al identificar al interlocutor como a una persona que te entiende en euskera y además te invita a que le hables en euskera, facilita mucho el dirigirte en euskera sin ningún tipo de dudas. Maddalen opina que, como dice el lema de la campaña, es importante «salir del armario lingüístico» y empezar siempre en euskera, ya que eso marca mucho la lengua de la conversación y crea muchos hábitos en euskera que luego perduran en el tiempo. Y en caso de que la persona a la que nos dirigimos no entienda euskera, entonces cambiaremos de lengua sin problemas, no antes.

Maialen se considera una Ahobizi ya que tiene el hábito de hablar en euskera con aquellas personas que entienden en euskera y seguirá haciéndolo: «Nik, euskeraz dakienari beti egingo diot euskaraz. Ni Ahobizi izango naiz! Eta zu?».

Cuantos más mejor

Representantes del ayuntamiento y de Ttakun insisten e invitan a toda la población a inscribirse en el reto de los 40 días en euskera, sobre todo a todas aquellas personas que, aún no teniendo ese nivel de fluidez y de conocimiento, entienden el euskera, apuntándose como Belarriprest. Eso les ayudará en primer lugar a ellas mismas a revalorizar los conocimientos que ya tienen y comprobarán que son capaces de poder entablar conversaciones en euskera, indistintamente de que ellas utilicen o no el euskera.

Y en segundo lugar, facilitarán también a las personas de su entorno que puedan y quieran relacionarse en euskera con ellas a que lo hagan, creando así nuevos hábitos lingüísticos.