Izaskun Miner y Manoli Sorondo abrirán las fiestas de San Miguel

Por su trabajo voluntario, Manoli Sorondo e Izaskun Miner serán las encargadas de dar inicio a las fiestas.

La comisión de Fiestas ha querido reconocer la labor de voluntariado de las dos urnietarras, que llevan más de 30 años ayudando en las extracciones de sangre

MARÍA CORTÉS URNIETA.

«Nos hace mucha ilusión, pero también estamos algo nerviosas. Hemos recibido con mucha alegría que se hayan acordado de nosotras, en definitiva, del trabajo que ha realizado la delegación durante tantos años en Urnieta. Es gratificante ver que lo que hacemos se reconoce de esta manera», comentaban Izaskun Miner y Manoli Sorondo, que en la actualidad, y desde hace muchos años, son las caras visibles del trabajo que desempeña la delegación de Urnieta de la Asociación de Donantes de Sangre y que serán las encargadas del pregón y txupinazo de inicio de fiestas.

Y es que estas dos urnietarras, que llevan toda una vida colaborando desinteresadamente en la delegación local, no son muy dadas a estos actos. «Yo de hecho vivo en el caserío y nunca bajo a las fiestas, pero este año claro que las disfrutaré», comentaba Manoli.

La delegación de Urnieta comenzó a trabajar hace 33 años. «Ahora hacemos menos trabajo que al principio. Antes hacíamos hasta los carteles, preparar los sobres, buzonear, los avisos... también éramos más gente. Ahora la mayoría del trabajo viene desde la delegación central». Pero el trabajo, voluntario, sigue estando ahí y es por eso por lo que la comisión de Fiestas se ha acordado de ellas. «Hace 33 años se organizó una reunión por parte del Ayuntamiento y nosotras desde la ikastola acudimos y nos animaron a crear el grupo. Nos dijeron que tendríamos el apoyo del Ayuntamiento, porque por aquel entonces, el alcalde Martiarena era donante y el concejal Isidro Fernández también, y nos ayudaron mucho. También estuvo durante más de veinte años Javier López, lo llevaba todo él y nosotras le ayudábamos. Luego lo dejó y me puse yo al frente. Somos las únicas que seguimos desde entonces», decía Izaskun.

Donantes

«Nunca se puede decir que no hacen falta donaciones, porque no es así. Es cierto que la gente se anima, porque las campañas que se hacen son eficientes. En Urnieta la respuesta es bastante buena. Antes las extracciones eran una vez cada 3 meses, ahora es cada dos. Se suele juntar más o menos la misma gente», detallaba Miner al tiempo que Manoli añadía que «en Urnieta al ser un pueblo pequeño nos conocemos todos y por el boca a boca, la gente se anima a donar. Es un pequeño gesto que puede ayudar a muchas personas. La sangre no se puede generar ni comprar y la donación es un acto generoso que tiene que salir de uno mismo», aseguraban.

Más

Fotos

Vídeos