La oposición se mostró crítica en la sesión plenaria

No hubo sobresaltos en la sesión plenaria del martes para la aprobación del Presupuesto Municipal. Dos de los partidos de la oposición dejaban claro su voto en contra al presentar enmiendas a las totalidad, PNV y PSE, y quedaba la duda de Orain Hernani, que finalmente se abstuvo. Su portavoz, Jaione Aristregi, dejaba claras las razones. «Hemos decidido abstenernos ante la falta de confianza que tenemos con respecto al grupo de gobierno. El año pasado enmiendas nuestras fueron aprobadas e insertadas en el Presupuesto de este 2017 y hasta el 2 de diciembre no hemos sabido en qué estado estaban las mismas y ninguna de ellas de momento ha sido ejecutada». De cara al documento de 2018 presentaron enmiendas parciales, con reuniones con el grupo de gobierno que calificaron como «mercantiles, por la compra del sí», algo que fue negado desde EH Bildu, de igual manera el alcalde, Luis Intxauspe, negó que sea verdad que las partidas de las enmiendas recogidas en el documento de 2017 no ésten en marcha. Por ello, el grupo de gobierno mostró su «sorpresa» por la abstención de OH.

El PSE también se reunió con el grupo de gobierno para tratar el documento, pero finalmente votó en contra, presentando una enmienda a la totalidad. Su portavoz, Ricardo Crespo, hablá sobre ingresos que consideran inflados y aspectos relacionados con los residuos, Udalbiltza, la modificación de la norma de ejecución presupuesta y «la existencia de partidas sin concretar».

El que también presentó una enmienda a la totalidad fue el PNV. Andoni Amonarraiz puso sobre la mesa aspectos como el de los trabajadores de libre asignación, la urbanización de la Plaza y los Tilos, el aumento del número de agentes municipales, el estado de las máquinas de gimnasia, residuos o Udalbiltza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos