Hernani apuesta por la cerveza artesanal

En la fábrica ubicada en Akarregi se celebró recientemente una edición más del UdaBeerfest /  MARÍA
En la fábrica ubicada en Akarregi se celebró recientemente una edición más del UdaBeerfest / MARÍA

En un momento en el que el consumo de esta bebidas va en aumento, el polígono Akarregi acoge desde hace años una de las fábricas de referencia, Basqueland Brewing Project

MARÍA CORTÉS HERNANI.

En una localidad en la que la bebida por excelencia es la sidra, es curioso encontrar que el polígono Akarregi acoge la fábrica de cerveza artesanal Basqueland Brewing Project, todo un referente en el sector. Al frente de este proyecto están tres americanos muy integrados en la sociedad vasca, Kevin Patricio, Benjamin Rozzi y Benjamin Matz, tres amigos que hace unos años decidieron apostar por el negocio. «Hernani y alrededores son referentes por la sidra, pero nosotros creemos que la cerveza tiene su público, y más que dividir, suma. No buscamos sustituir la sidra por cerveza. Muchos pasan por nuestra fábrica antes de irse a la sidrería», explicaba Kevin Patricio, durante la celebración del UdaBeerfest, evento que realizan una vez al año en la nave de Akarregi con hosteleros y amigos.

La historia de Basqueland Brewing Project surge del análisis que hicieron una noche Kevin y Benjamin Rozzi sobre la gastronomía vasca y se dieron cuenta que había un hueco para un producto: la cerveza. No lo dudaron y se trajeron de California a Benjamin Matz, maestro cervecero con el que materializar la idea. «Empezamos a hacer cantidades modestas. Pero en un año tuvimos 40 puntos de venta y mucha demanda de nuestras cervezas, por lo que nos dimos cuenta de que teníamos que aumentar la producción. Buscamos inversión y estrenamos nuestra nave en Hernani en julio de 2015. En agosto hicimos nuestra primera cocción aquí», explicaba recientemente Kevin.

Cerveza de calidad

Alemania, Bélgica, Inglaterra, Dinamarca, Suecia, Estados Unidos y desde hace unos años el País Vasco han llevado al sector de la cerveza a otro nivel. Más allá de las clásicas rubias, tostadas o negras, las IPA, Session IPA, Dubbel, Lámbicas, Lager, Pols, Sour, Gose, Stout... sacian la demanda de todos aquellos aficionado a esta bebida. En Basqueland lo tienen claro en este sentido, «la cerveza artesanal que hacemos es una cerveza de calidad, tiene que estar bien hecha. El consumidor busca calidad y características que no ofrecían otro tipo de cervezas y cada vez hay más demanda y la gente busca, como pasa con el vino, cervezas diferentes», añadiendo que «es cierto que el precio es más elevado, pero el gusto que aportan estas cervezas no se puede comparar con el resto. Eso es lo que buscan los amantes de las cervezas artesanales».

También aseguraba Kevin «que al igual que con otros productos, hay que acostumbrarse a este tipo de cervezas, sobre todo a las más fuertes. No se puede pasar de tomar una rubia a una IPA o a una Imperial Stout. Mucha gente empieza por las más fáciles de tomar y luego van conociendo otras y alternando más suaves con otras más intensas». Así, para hacer una cata y probar sus cervezas tanto los vecinos como el resto de visitantes pueden visitar la fábrica de Basqueland en el polígono Akarregi de Hernani de miércoles a sábado, de 17.00 a 22.00 horas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos