Chillida Leku abrió sus puertas a los vecinos

En esta ocasión, fue uno de los nietos del escultor, Mikel, el encargado de hacer de guía por el museo Chillida Leku. / MARÍA

Un verano más, una veintena de hernaniarras pudieron disfrutar de una visita guiada por el museo

MARÍA CORTÉS DVHERNANI@GMAIL.COMHERNANI.

Como todos los veranos, desde hace unos cuantos años, el Ayuntamiento ofrece la oportunidad a los vecinos que lo deseen de apuntarse para participar en una visita guiada por el museo Chillida Leku. De esta manera, esta misma semana, cerca de una veintena de vecinos han podido pasear por este especial lugar que alberga las obras de Eduardo Chillida.

En esta ocasión fue Mikel Chillida, nieto del escultor, el encargado de guiar a los hernaniarras por Chillida Leku, tanto por la zona al aire libre, como por el caserío. «Chillida Leku nunca se planteo como un museo, sino como el sitio de Chillida, un espacio único en el que aitona guardaba sus obras. Él siempre decía que su trabajo era como un árbol: tenía obras repartidas por todo el mundo, pero las raíces estaban aquí, concretamente en Chillida Leku que es donde más piezas hay de él».

Entre las curiosidades de las que habló Mikel sobre su aitona, «Eduardo Chillida diferenciaba el valor de su obra del dinero que pudiera costar. Y siempre prefirió hacer pocas esculturas que llegaran a mucha gente, que muchas esculturas para poca gente. Fue pionero en obra pública y por su forma de trabajarla. Siempre buscaba con sus esculturas mejorar el espacio en el que iban a ubicarse. El sitio tenía que inspirarle para crear».

Fotos

Vídeos