Diario Vasco

Solidaridad con Wukro y con Ángel Olaran

Instante de la comida que se desarrolló el domingo en la sociedad Txantxangorri y Olaran, en la misa de Agustinas.
Instante de la comida que se desarrolló el domingo en la sociedad Txantxangorri y Olaran, en la misa de Agustinas. / JUANFER
  • El padre blanco hernaniarra estuvo muy presente en las actividades desarrolladas el fin de semana

Hernani ha acogido la semana pasada unas jornadas que todos los años son muy especiales. La ligazón de la localidad con el municipio etíope de Wukro siempre ha sido muy grande y desde hace años se vienen celebrando con una periodicidad anual unas jornadas que sirven para buscar ayuda económica para los proyectos que el padre blanco hernaniarra Ángel Olaran lleva a cabo en Wukro. Cada dos años el propio Olaran suele estar en Hernani para participar en estas jornadas y este año ha tocado, por lo que las jornadas han quedado especialmente redondeadas.

Si algo ha demostrado a lo largo de estos años Hernani es que cuando Wukro llama a su puerta siempre obtiene respuesta y la realidad es que en esta ocasión no ha sido difererente. Unas nuevas jornadas y una nueva respuesta positiva de buena parte de los vecinos de la localidad.

Aunque las jornadas en sí se habían puesto en marcha con una conferencia protagonizada por el propio Ángel Olaran en Biteri, donde dio a conocer cuál es la situación actual que vive el municipio africano con el que tanto colabora Hernani, el fin de semana ha traído realmente el mayor número de actividades. Primero fue el sábado, con una actividad deportiva, y luego el domingo con un evento social que cuenta ya con una gran tradición.

Atsegindegi acogió en la mañana del sábado una zumba solidaria dirigida por Arritxu Iparragirre y Aizpea Aroka. Unas 20 mujeres se dieron cita en la céntrica plaza cubierta para seguir el ritmo marcado por las monitoras.

El domingo buena parte del protagonismo fue para el siempre accesible Ángel Olaran. Primero ofició una misa en la iglesia Agustinas, que se llenó de feligreses, y luego llegó el momento de vivir algo que ya es una auténtica tradición en la localidad: La comida solidaria, que tal y como viene siendo habitual en los últimos años, tuvo lugar en la sociedad Txantxangorri. Allí también estuvo Olaran y departió con muchos de los asistentes.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate