Astigarraga no falló a la joven Julene

El desafío de Xabier Salillas y los conciertos de música fueron algunas de las actuaciones celebradas en la fiesta de apoyo a la jóven Julene. / JUANFER
El desafío de Xabier Salillas y los conciertos de música fueron algunas de las actuaciones celebradas en la fiesta de apoyo a la jóven Julene. / JUANFER

Vecinos, amigos y familiares de la astigartarra estuvieron junto a ella en la fiesta de dos días organizada en su honor

MARÍA CORTÉS ASTIGARRAGA.

Tras un fin de semana intenso para la joven astigartarra Julene y su familia, todos valoran muy positivamente la celebración de Juleneren Festa. «Estamos muy muy agradecidos. Todo salió mejor de lo que pensábamos y ha sido increíble ver toda la gente que se acercó para apoyarnos, para ver a Julene. Intentamos estar con todo el mundo, había gente que no veía hace muchísimo tiempo, y me hizo mucha ilusión», detallaba una emocionada Manoli, la ama de la joven, quien añadía que «tengo que reconocer que estaba muy nerviosa, como inquieta porque todo saliera bien, para que la gente estuviera bien y que Julene también lo pasara bien, ya que el viernes llegaba un poco malita. Pero disfrutó y aguantó como una campeona hasta escuchar a su hermano, que su grupo fue el último en subirse para tocar».

Y es que además de las actuaciones musicales que se celebraron en diversos momentos de las dos jornadas de la fiesta, también hubo talleres de manualidades para los más pequeños de la casa, sesión de zumba o arrastre de piedra o el desafío del atleta Xabier Salillas. El hernaniarra corrió durante 24 horas en una cinta ubicada en Foru plaza. «Es increíble el esfuerzo de Xabier, estar tantas horas corriendo, hasta de noche. Yo subí a la plaza un rato para hacerle compañía y también lo hicieron otros vecinos del municipio. No tengo palabras», explicaba Manoli.

300 personas

Tanto el viernes como el sábado fueron muchas las personas que se pasaron por Foru plaza y el frontón para participar y hacer compañía a la joven. Uno de los actos más participativos fue la comida popular que albergó a 300 personas. «Y se vendieron todas las camisetas. Pensé que nos quedaríamos con más, pero que va», decía Manoli.

Nuevamente en la rutina del día a día, Manoli comenta que «es de valorar lo que han hecho todos, especialmente Amaiur, Leyre y Alaiz. Me han dicho que no piensan dejarlo solo en esto y que seguiremos en contacto».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos