Astigarraga se convirtió en referente de educación en el tema del paisaje

Las ponencias de la primera Jornada de Paisaje y Territorio tuvieron lugar dentro del palacio Murguia. /MARÍA
Las ponencias de la primera Jornada de Paisaje y Territorio tuvieron lugar dentro del palacio Murguia. / MARÍA

Profesionales de diferentes ámbitos participaron en la I Jornada del Paisaje y Territorio, en la que hubo ponentes de alto nivel

MARÍA CORTÉS ASTIGARRAGA.

Reunidos en el palacio de Murguia, más de medio centenar de profesionales de diversos ámbitos participaron hace unos días en la primera edición de la Jornada de Paisaje y Territorio organizada conjuntamente entre el Ayuntamiento, la asociación interprofesional de Ordenación del Territorio Fundicot y el grupo Lurralde On de la Universidad del País Vasco.

La primera en tomar la palabra fue Zorione Etxezarraga, alcaldesa del municipio, quien explicó como empezó el municipio a trabajar en este concepto de paisaje y territorio. «El paisaje supone una dimensión esencial del territorio y, por lo tanto, una pieza clave en su ordenación. Conscientes de este hecho, gracias a la adhesión del Gobierno Vasco al Convenio Europeo del Paisaje, se publicó un decreto sobre protección, gestión y ordenación del paisaje en la ordenación del territorio del País Vasco. Al amparo del mismo, se convocaron concursos para la concesión de subvenciones a los ayuntamientos para la elaboración de Planes de acción del paisaje. En la convocatoria 2015-2016 fue seleccionada la propuesta para la redacción del 'Plan de Acción del Paisaje del Corredor Santiagomendi-Landarbaso'. Y mediante éste, Astigarraga asumió la necesidad de plantear propuestas de intervención sobre el paisaje. Y en este marco, se pensó en desarrollar esta 'Jornada de Paisaje y Territorio'».

Además de Etxezarraga, la mesa inaugural la completaban José María Orbe, señor de Murguia, Itxaro Latasa, representante de Lurralde On de la UPV, Antonio Serrano, presidente de Fundicot, y Jesús María Erquicia, responsable del departamento de Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda del Gobierno Vasco.

En palabras de Orbe, «estoy muy contento de poder participar en la jornada de paisaje y territorio y hacerlo aquí, en el palacio Murguia. En nuestro caso, no sólo somos propietarios, sino que adquirimos un compromiso familiar y social para mantener el palacio. Falta mucha sensibilización en general sobre el entorno y el paisaje. Este palacio se veía como algo lejano al pueblo, por el concepto fuedal y señorial de hace muchos años, de hecho, hace años sufrimos episodios de bandalismo... pero la evolución ha sido interesante. Se hizo un esfuerzo en sensibilizar y acercar el palacio al pueblo, que lo conocieran... Tenemos que seguir trabajando entre todos por legar un paisaje sostenibles», explicó José María Orbe.

En el caso de Latasa, ésta señaló que «habría que destacar lo esencial del paisaje desde cada disciplina de conocimiento. El paisaje no es la suma de elementos, va evolucionando, integra dichos elementos que generan mosaicos únicos e irrepetibles. No es la suma de elementos, sino una síntesis. Ninguna disciplina en solitario debería apropiarse del paisaje». En este sentido, la propia Latasa aseguraba que el «mejor ejemplo de que el paisaje es interdisciplinar es que entre los asistentes hay abogados, agrónomos, biólogos, geógolos, ambientólogos, políticos, periodistas...».

En los últimos años el paisaje es un tema importante desde diferentes puntos de vista como el científico, social, técnico... y se relaciona con la calidad de vida. «Dentro de la política del territorio, con políticas de acción, se van haciendo cada vez más cosas. No debemos ser sólo receptores pasivos: nosotros construimos nuestras imágenes del paisaje y las acciones o modos de vida tienen repercusión en él. Todos tenemos un grado de responsabilidad en el paisaje: cuando votamos a un grupo político determinado, que tiene una forma de hacer las cosas o unas propuestas concretas en muchos temas, o cuando consumimos productos fuera de temporada de alguna manera estamos participando en los paisajes de invernadero, la demanda de segundas viviendas... todo mueve la maquinaria económica y con ello también nuestro entorno. Deberíamos tener en cuenta que el paisaje es cosa de todos, como individuos y como sociedad, que somos receptores y actores, con derechos y obligaciones», explicó Latasa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos