El Presupuesto para 2018 no convence ni a PSE-EE ni a PNV

La Corporación durante el debate sobre el Presupuesto. / UNANUE
La Corporación durante el debate sobre el Presupuesto. / UNANUE

DV ANDOAIN.

El acuerdo alcanzado por EH Bildu con Ganemos, Irabazi y el concejal no adscrito, Alvaro González, sumó los apoyos necesarios para aprobar el Presupuesto municipal de este 2018, una propuesta que no convenció ni a PSE-EE ni a PNV.

El portavoz de la coalición aber-tzale, Jon Zulueta, se mostraba contento porque, por tercer año consecutivo, EH Bildu ha conseguido aprobar el Presupuesto, pese a gobernar en minoría. Zulueta dijo que éste es un buen acuerdo para dar respuesta a las necesidades de Andoain, y añadió que, tras unos inicios de legislatura complicados por problemas como la rotura de tuberías, la situación ha mejorado. El portavoz de Bildu indicó como dato más llamativo la dinámica de calle que se ha conseguido en estos años en el ámbito cultural, en el euskera, en igualdad o en servicios sociales, gracias a la colaboración del Ayuntamiento con asociaciones y vecinos. Destacó también que se están ofertando diferentes programas para fomentar el empleo de calidad a través de la agencia Beterri-Buruntza.

Olga Hernández (Ganemos), Jorge Mourinho (Irabazi) y Alvaro González (concejal no adscrito a ningún partido) mostraban su satisfacción por este acuerdo con Bildu para aprobar las cuentas generales del municipio.

El PSE-EE anunciaba su voto en contra porque, pese a que el Presupuesto incluía inversiones que habían planteado como la instalación de ascensor en el Ayuntamiento o la obra para cubrir parques, echaba en falta otras como la inclusión de nuevas fases de obras en el proyecto de mejora de la red de abastecimiento y saneamiento. El PSE-EE planteó varias enmiendas que no se aprobaron, entre ellas una para habilitar dos baños para personas con movilidad reducida en el Hogar del Jubilado, que únicamente contó con el apoyo del PNV.

Ni más social, ni más justo

Para el PNV el Presupuesto aprobado no es «ni es nuevo, ni es más social, ni es más justo» como anunciaban EH Bildu, Ganemos, Irabazi y González. «Simplemente, es igual que el del año 2017. Se ha hecho un cortapega y ni siquiera se han actualizado para 2018 partidas que estaban sustancialmente infladas».

La portavoz jeltzale Marijose Izagirre dijo que es un presupuesto inflado con inversiones que no se han realizado durante todo 2017 y que por eso ha quedado un remanente (sobrante) de 2.000.000 de euros. Criticó que durante el último trimestre no hayan recibido una llamada de Bildu para negociar. «Los votos del PNV ya no son necesarios. Ya no somos imprescindibles para configurar mayorías porque se crea una nueva coalición con Podemos o Ganemos, con Irabazi y con el concejal no adscrito».

Afirmó que «estos tres nuevos compañeros de viaje lo hacen a un precio bastante bajo, como si estuvieran dando un cheque en blanco, mientras que el PNV es un aliado demasiado difícil y complicado porque exige mojarse y cumplir la palabra, que Bildu no ha cumplido».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos