Joxemari Oiartzabal, un calderero que reinó en la comparsa de Gros

Reconocimiento. Oiartzabal, escoltado por Antero y Madariaga, con la placa y el ramo de flores que recibió de los caldereros de Gros. /
Reconocimiento. Oiartzabal, escoltado por Antero y Madariaga, con la placa y el ramo de flores que recibió de los caldereros de Gros.

El músico y compositor andoaindarra lleva desde 1992 colaborando con los caldereros y tiene varios discos editados con música para esta fiestaSu contribución a la música fue reconocida con un homenaje en Donostia

MARIVI OLANO ANDOAIN.

La sociedad Gimnástica de Ulia fue el sábado escenario de la cena-homenaje que la comparsa de los caldereros de la Hungría del barrio donostiarra de Gros ofrecía al músico y compositor andoaindarra Joxemari Oiartzabal. El motivo, agradecerle la estrecha colaboración que ha mantenido desde hace más de 25 años con esta comparsa pero, sobre todo, ofrecer un reconocimiento público a la gran labor que ha realizado y realiza en la composición y arreglos de la música de caldereros, carnavales, la fiesta de Inudes y Ar-tzainak y la tamborrada.

Para el homenaje se había previsto un concierto previo en la plaza del Chofre con la Banda de Irun y la dirección de Oiartzabal, con un repertorio centrado en obras del músico andoaindarra. El mal tiempo obligó a suspender este concierto, que podría celebrarse más adelante, aunque no las ganas de fiesta de los caldereros ni la celebración de la cena-homenaje a Oiartzabal. Aunque no hubo concierto, Joxemari recibió la batuta para dirigir al coro de caldereros. «Hubo mucha gente. Nos refugiamos en los soportales de la plaza por el mal tiempo. La comparsa estaba acompañada por una veintena de músicos entre los que se encontraban andoaindarras como Edorta Setien, Agustin Eizmendi, Aitor Gastón o Iñaki Aizpurua, además de músicos de las bandas de Errenteria y Hernani», señala Joxemari.

Oiartzabal comentaba ayer que fue una pena que el mal tiempo diera al traste con el concierto que con tanto mimo habían ensayado en estas últimas semanas. «La Banda de Irun había ensayado todas las obras y en el último ensayo que realizamos hubo aplauso unánime para el trompetista Joxe Ramón Berrondo, que bordó la composición que lleva su nombre».

Homenaje con emoción

Tras la fiesta en la plaza del Chofre, llegaba el momento del homenaje en la sociedad Gimnástica de Ulia, un acto en el que se contó con la asistencia del alcalde de Donostia, Eneko Goia.

Joxemari, escoltado por dos de sus grandes amigos, Juan Antonio Antero y Kepa Madariaga, artífices de la puesta en marcha de la comparsa de zíngaros en Donostia, recibía emocionado el homenaje preparado en su honor. Recogió un ramo de flores y una placa en la que la comparsa de caldereros le agradece de corazón todo lo que el músico andoaindarra le ha ofecido musicalmente a lo largo de estos 25 años, y escuchó también los discursos preparados para agradecer esta contribución a la música festiva.

Oiartzabal vivió el homenaje con mucha emoción. «Se me saltaban las lágrimas. Hubo varios momentos muy emocionantes, uno cuando el coreógrafo Juan Luis Unzurrunzaga, de Gero Axular, me bailó el aurresku. Otro cuando empecé a recordar que desde el año 1992 comencé a colaborar con la comparsa, en la que he hecho muchos y grandes amigos, algunos de los cuales ya no están entre nosotros. Fueron muchos recuerdos y muchas emociones», indicaba ayer Joxemari.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos