Cuenta atrás para el derribo de las ruinas de Celulosas de Andoain

Celulosas. Vistas de la empresa, en el paseo Lizarkola, y del interior de las instalaciones, totalmente desmanteladas. /  FOTOS UNANUE
Celulosas. Vistas de la empresa, en el paseo Lizarkola, y del interior de las instalaciones, totalmente desmanteladas. / FOTOS UNANUE

El Ayuntamiento ha sacado a concurso las obras de demolición de las instalaciones de la antigua empresa situada en el paseo de Lizarkola

MARIVI OLANO ANDOAIN.

Las ruinas de lo que un día albergó las instalaciones de la empresa Celulosas de Andoain tienen las horas contadas. El Ayuntamiento adjudicará próximamente las obras de demolición hasta cota de solera de estas instalaciones, unos trabajos que se realizarán por ejecución subsidiaria, es decir que el consistorio correrá con los gastos de los trabajos de derribo para pasarlos luego a cargo del propietario de estas instalaciones, un tema controvertido ya que, tal como denunciaba el PNV, a día de hoy se desconoce quién es el titular de estas instalaciones. El objetivo de los trabajos, que se realizarán de acuerdo al proyecto de derribo redactado por Joleba Proyectos S.L.P. en agosto de 2016, consistirán en demoler las edificaciones e instalaciones existentes hasta cota de solera y sin intervenir sobre las estructuras bajo rasante ni sobre los suelos del emplazamiento. La empresa está situada sobre un terreno que se haya incluido en el inventario de suelos que soportan o han soportado actividades o instalaciones potencialmente contaminantes. Esto hace que los trabajos de demolición contemplen también la limpieza y la gestión de los residuos y materiales de todo tipo que se hayan abandonados en el terreno.

Edificios de la empresa

La parcela sobre la que se asienta la antigua empresa de Celulosas tiene una superficie aproximada de 2.917 metros cuadrados y alberga dos edificios: uno que estuvo destinado a oficinas y otro a nave de producción.

El edificio de oficinas estaba constituido por una estructura de hormigón armado y contaba con una planta de semisótano, planta baja y planta primera. En la fachada norte existía un cuerpo rectangular adosado, de estructura metálica, que no existe actualmente ya que se produjeron actos de robo para proceder a la retirada de esta estructura. En el interior de este edificio hay una serie de fosos y una base de hormigón.

La antigua nave de producción está constituida por varios cuerpos construidos en diferentes periodos de tiempo. El proyecto realizado sobre estas instalaciones pone de manifiesto el estado de peligro y abandono de estas instalaciones, la acumulación de deshechos y la imposibilidad de acceder a algunas plantas. Una vez se adjudiquen las obras, la empresa encargada de la demolición tendrá un plazo de 4 semanas para realizar el derribo de estas instalaciones. El presupuesto base de licitación es de 249.099,98 euros, a lo que hay que sumar 52.311 euros en concepto de IVA.

La historia de Celulosas

Xabier Cabezón recoge en su página www.leitzaran.net la historia de la empresa Celulosas de Andoain, la antigua Portu Hermanos, una fábrica que, tal como indica, se creó en 1895 tras formarse la sociedad Bartolomé Lasquibar y Compañía para la fabricación de cartón y pasta de papel y, ese mismo año, se contruyeron la presa, el canal y la central eléctrica con los que funcionaba la fábrica. Era una papelera que manufacturaba pasta mecánica de madera para fabricación de papel.

Posteriormente la sociedad pasó a denominarse B.Lasquibar y Cía. S.C. y, en 1900, se crea Luis Calisalvo y Compañía, «al parecer sucesora de la anterior», según detalla Cabezón. Hacia 1915-1920 se constituye Portu Hermanos, posteriormente denominada Enrique Portu S.L., poco después Portu Hermanos y Cía y, ya en 1960, Celulosas de Andoain S.L. (en 1980 cambió a Celulosas de Andoain S.A.). En la recopilación de datos de Xabier Cabezón se indica que la empresa utilizaba inicialmente madera de roble «y la capacidad prevista era de 5 toneladas diarias de pasta (antes de su transformación en cartón o papel). Hacia 1918 se producían anualmente unas 1.500 toneladas de papeles delgados, llamados de celulosa, y otros de embalaje. En 1981 la producción fue de 10.000 toneladas de pasta mecánica de papel. La materia prima era pino insignis, y el consumo era de 2,5 metros cúbicos por cada tonelada de pasta. En 1970 el censo de empleados era de 43».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos