Un bosque surrealista y mágico

Artistas. Juanan Lazkano, Itziar Gutiérrez y Eduardo Arreseygor. Falta Aiora Arregi, la cuarta integrante del equipo de artistas./UNANUE
Artistas. Juanan Lazkano, Itziar Gutiérrez y Eduardo Arreseygor. Falta Aiora Arregi, la cuarta integrante del equipo de artistas. / UNANUE

Murales con seres diferentes y mucho color dan nueva vida a espacios oscuros

MARIVI OLANOANDOAIN.

Desde hace unos meses varias zonas de plaza Nafarroa y las columnas del pasadizo de plaza Elizondo han dejado de ser espacios fríos y con aspecto de abandonados para ofrecer una nueva imagen en la que prima la luz, la imagen y el color.

El Ayuntamiento puso en marcha la idea de convocar un concurso para decorar varios espacios con el objetivo de convertirlos en zonas más amables y atractivas para mejorar su imagen y potenciar la actividad económica y social. La idea consistía en decorar con pintura, mosaicos, collage o graffitis los pasadizos entre las plazas Elizondo y Nafarroa y los soportales de la plaza Nafarroa.

El proyecto se enmarcaba en un programa de intervención artística, denominado Guztion-Andoain, centrado en transformar algunos de los espacios públicos menos atractivos mediante una actuación artística. Un equipo integrado por los artistas Eduardo Arreseygor, Itziar Gutierrez, Aiora Arregi y Juanan Lazkano fue el ganador de este concurso con una propuesta titulada 'Basoko Ate Ezkutua'. «Nosostros, que previamente habíamos participado en el mural del 400 aniversario de Andoain, decidimos presentarnos al concurso con esta propuesta, que resultó ganadora», señala Juanan Lazkano.

En la propuesta se propuso plasmar en una de las paredes orientada a Nafarroa plaza la idea de un bosque surrealista y mágico en el que habitan seres diferentes. «Las pinturas están llena de guiños a los bosques de David Hockney, la señal de prohibido del Leitzaran, las hojas con ojos de Ameztoy y múltiples imágenes como el pájaro bicéfalo, una pottoka escondida entre árboles al estilo de Rene Magrite, el eguzkilore, un rostro oculto, un gran dragón o una puerta abierta al mar», indica Lazkano.

Los cuatro artistas han querido crear una pintura mural colorida y con mucha luz, «cualidades que nos parecían imprescindibles por el emplazamiento de la pared, en una zona fría y oscura». Los autores de los murales han tenido en cuenta que la plaza Nafarroa es un lugar de encuentro para muchas familias con niños por lo que era importante que resultara atractivo para todos.

Un esquema más geométrico

Fuera de concurso y a petición municipal el equipo de artistas ha decorado la pared del pasadizo de plaza Nafarroa. «Decidimos continuar dearrollando la línea del bosque pero con otras características formales. Con un esquema más geométrico y elementos como las Laiak, Bardenas Reales, Amalur o una casa transformada.

Para el tercer emplazamiento que han decorado, las columnas del pasadizo de plaza Elizondo, plantearon algo diferente. Optaron por una selección de artistas vanguardistas y contemporáneos para hacer una interpretación de ciertos estilos y obras, desde Chillida a Miró, Sonia Delanuy, Mondrian, Leger, Basquiat, Warhol o Rauchenberg. El proceso en esta tercera fase también ha sido diferente para los autores, más experimental y espontáneo en cuanto a su realización. «Queríamos que el que pasee entre las columnas sienta la sensación de estar visitando una galería de arte moderno», indica Lazkano.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos