El balonmano mostró su fuerza en Bastero

Gala. La foto final, sobre el escenario del auditorio de Bastero Kulturgunea, cerraba el acto de fin de temporada del balonmano guipuzcoano. / FOTOS UNANUE
Gala. La foto final, sobre el escenario del auditorio de Bastero Kulturgunea, cerraba el acto de fin de temporada del balonmano guipuzcoano. / FOTOS UNANUE

MARIVI OLANO ANDOAIN.

El jugador del club andoaindarra Leizarán Jon Ormazabal se llevó el mayor apaluso de todos los que se escucharon el miércoles por la tarde en el auditorio de Bastero, escenario elegido por la Federación Guipuzcoana de Balonmano para celebrar la gala de fin de temporada. Ormazabal jugaba en casa y se notó. Un ensordecedor aplauso le acompañó a la hora de recoger el premio como máximo goleador de la categoría Juvenil masculina, una distinción que recibía de manos de Julen Aginagalde, uno de los grandes de este deporte.

La gala del balonmano guipuzcoano repartió premios a campeones y subcampeones en categorías cadete, juvenil y sénior masculino y femenino, a los mejores jugadores y máximos goleadores, al mejor entrenador, título que se llevaba Igor Lizarralde, al mejor árbitro, que recogía Iker Merino, y a la deportividad, entre otros muchos galardones que reconocían el trabajo desde dentro y fuera de la cancha en apoyo a este deporte.

Jugadores de primera categoría como los hermanos Aginagalde, la exentrenadora del Bera Bera, Reyes Carrere, los presidentes de las federaciones Vasca y Guipuzcoana de balonmano, José Manuel Ruiz de Cenzano y Francisco Javier Barros, respectivamente, y la directora de Juventud y Deportes de la Diputación Foral, Goizane Alvarez, compartieron escenario con la alcaldesa de Andoain y miembros de la corporación municipal. La gala puso de relieve el gran momento que vive el balonmano guipuzcoano.

Temas

Andoain

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos