Diario Vasco

Amador Granados, un gran campeón

Recepción. 'Agurra' del dantzari Unai Barrutia en la plaza; Amador pasando bajo el arco de honor de la Escuela de Ciclismo; con la alcaldesa, en el ayuntamiento.
Recepción. 'Agurra' del dantzari Unai Barrutia en la plaza; Amador pasando bajo el arco de honor de la Escuela de Ciclismo; con la alcaldesa, en el ayuntamiento. / FOTOS UNANUE

El deportista olímpico Amador Granados lució orgulloso la medalla de bronce que consiguió el pasado mes de septiembre en los Juegos Paralímpicos de Río 2016 en la prueba de velocidad por equipos de ciclismo adaptado.

Emocionado, asistió a la recepción que organizaban el miércoles por la tarde el Ayuntamiento de Andoain y el Patronato de Deportes como reconocimiento a su logro deportivo.

A su llegada a la plaza, el dantzari Unai Barrutia, de Urki Dantza Taldea, bailaba el 'Agurra', acompañado por los sones de los txistularis, y los miembros de la Andoaingo Txirrindulari Eskola formaban con ruedas de bicicletas un arco de honor en los arkupes de la Casa Consistorial por el que el deportista accedía al edificio.

Ya en el salón de plenos, la alcaldesa Ana Carrere destacaba la exitosa trayectoria de un deportista que lleva años en la elite del ciclismo, una trayectoria plagada de medallas, trofeos y txapelas que Amador ha conseguido en campeonatos locales, provinciales, nacionales e internacionales. «Pocos deportistas han conseguido un palmarés como el de él», señalaba la alcaldesa.

Abrumado, el medallista olímpico agradecía los aplausos de los vecinos que asistieron al acto. «Son muchos años de esfuerzo. La gente me anima a que continúe en el deporte y hasta que no me ganen con facilidad quiero seguir», afirmaba.

Granados destacó la importancia de la medalla de bronce «porque en Gipuzkoa solo hay cuatro deportistas olímpicos», una medalla que pidió que se disfrute «porque es de todos».

Durante su intervención tuvo palabras de agradecimiento para Joseba Arruti y Belén Salgado, de la carnicería Kukutei de Kale Nagusia, y para el vecino de Etxeberrieta, Patxi Muñoz, «porque fui a la carnicería a enseñarles la medalla y ellos empezaron a mover el tema del homenaje».

Con la txapela y el ramo de flores que recibía de manos de la alcaldesa y tras recibir nuevamente el aplauso de sus vecinos, Amador posó para el recuerdo con todos aquellos que quisieron aprovechar la ocasión de fotografiarse con un campeón olímpico.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate